¿La FADEEAC presiona a Moyano?

Nicolás Sanz

                 ¿La FADEEAC presiona a Moyano?

El pasado miércoles, el secretario general del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, rechazo que el pago del bono de 5 mil pesos que estableció el Gobierno para el sector privado, sea pagado en cuotas.

Ello lo hizo mediante una misiva en respuesta a la Federación de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (FADEEAC) quienes habían propuesto realizar el pago en más de una vez.

“Es insólito que su reclamo respecto de la situación financiera e impositiva que atraviesan no sea dirigido al Gobierno con el que han tenido el mayor dialogo y coordinación para intentar reforzar el CCT (Convenio Colectivo de Trabajo) 40/89” manifiesta la carta rechazando los argumentos presentados por la Cámara que nuclea a las empresas del sector.

Asimismo, el paper sostiene que el propósito que plantea el decreto, refiere a un “mero paliativo ante la excesiva inflación” agregando que, por consiguiente, “el planteo de pagarlo en cuotas es contrario”.

En conclusión, el documento firmado por Moyano, exige que el pago de los 50 mil pesos se realice de una sola vez, “tal el plazo establecido en el articulo 1del decreto 665/19”.

En ese sentido, Tribuna de Periodistas consultó al ingeniero dedicado a la protección, planificación financiera y a la consultoría ídem, Gustavo Ibañez Padilla, con el propósito de entender el impacto que ello puede tener en las empresas del sector.

La respuesta, como siempre elocuente, no tardó en llegar: “La FADEEAC abarca una gran cantidad de Cámaras del sector transporte, aproximadamente cincuenta, por lo cual el universo de empresas es muy grande la realidad de cada una de ellas muy diferente. Sin embargo, si analizamos el monto del bono en cuestión (decreto 665/2019) podemos concluir que el impacto de efectivizarlo en un solo pago, en lugar de hacerlo en varias cuotas, es menor” comenzó el especialista.

Luego continuó mencionando que “los principales problemas que afrontan hoy los empresarios del transporte son la reducción de su facturación -provocada por la caída de la actividad económica-, el deterioro de la relación precio de fletes respecto a costos, el elevado costo financiero y la asfixiante presión impositiva” agregando que “si bien el costo laboral es alto en la actividad del transporte –y en gran parte lo es por causa de la presión sindical de Moyano- no es en este caso relevante el impacto del bono. Más bien podríamos decir que es un tiro por elevación para presionar al Gobierno a fin de conseguir mejoras para el sector, tanto en forma de disminución de impuestos, como también en algún tipo de subsidio (directo o indirecto) que les permita mejorar su ecuación económica”.

Por último, Ibañez Padilla dio el dato que es, por sobre lo antedicho, revelador: “Dicho en criollo, FADEEAC presiona a Hugo Moyano para que sea éste quien apriete al Gobierno”.

Sin mucho más que decir, todo parece ser una medida pergeñada a la perfección por parte de la Federación para conseguir beneficios exclusivos de la mano del siempre polémico líder camionero.