Un mensaje tranquilizador de Pichetto a Wall Street, el preludio del anuncio

El flamante candidato a vicepresidente se "ganó" a los inversores en abril al transmitir seguridad sobre que un sector del peronismo no quería el default

             Un mensaje tranquilizador de Pichetto a Wall Street, el preludio del anuncio

Los inversores de fondos y bancos de Wall Street que hace poco más de un mes escucharon a Miguel Ángel Pichetto allá en Manhattan nunca imaginaron que el senador terminaría, semanas después, como compañero del Presidente Mauricio Macri en la fórmula con la cual el jefe de Estado intentará su reelección en el cargo.

Durante aquella jornada de finales de abril, los financistas estaban muy preocupados por el salto del riesgo país y la renovada presión cambiaria, y no escucharon de parte de Pichetto ninguna pista de su vínculo con Macri.

Su paso por Wall Street confirmó su compromiso con la gobernabilidad de la Argentina. Tanto, que manifestó con elocuencia que el próximo Gobierno debería dar todas las señales posibles para que los inversores confíen en que se pagarán cada uno de los vencimientos de la deuda.

Queda para el anecdotario que, como en medio de la jornada surgió el rumor de que había dicho todo lo contrario, el propio Pichetto se sintió obligado a escribir un tuit desmintiendo la versión.

"Me reuní con los principales bancos y fondos de inversión de Wall Street en Estados Unidos para analizar el actual contexto económico y financiero en Argentina. Destaqué la importancia de cumplir con las obligaciones internacionales contraídas para no caer en un nuevo default", escribió para dejar las cosas en claro.

Pero más allá de las finanzas, Pichetto se mostró frente a los inversores como un estadista. Habló de economía, pero también de temas referidos a la seguridad interior y hasta de inmigración. También destacó el acercamiento de Macri a los principales líderes del mundo. Y la política en Vaca Muerta.

Pichetto fue muy claro en relación a la deuda: "Argentina tiene que salir de la idea de volver a caer en default. Argentina no está muerta; tiene con qué pagar su deuda", les aseguró a los financistas. "Hay que cumplir con los contratos", concluyó.

Su respaldo a la administración Macri fue tan contundente que una de las comidillas entre los inversores, tras la reunión, fue que Pichetto se parecía más a un funcionario de Cambiemos que a un líder de la oposición peronista.

Incluso, entre varios de los asistentes dejó la idea de que es un político con "hambre de poder", según recordó, en diálogo con iProfesional, el representante de un fondo de inversión presente en aquella jornada organizada por el banco inglés Barclays.

A propósito de eso, otro de los presentes en aquella charla en Manhattan lo imagina como un vicepresidente "muy activo" para el caso de que la fórmula Macri-Pichetto sea revalidada por los votos.

Por lo pronto, en Wall Street creen que Pichetto, lejos de ser un vicepresidente de bajo perfil, al estilo Michetti, podría ser alguien de vuelo político propio, con autonomía política.

De hecho, fue la imagen que para algunos operadores de Wall Street dejó ayer martes ofreciendo una conferencia de prensa en soledad, en el Senado de la Nación, dando idea de su manejo de los tiempos y lugares políticos.

Esa plena disposición al "diálogo" como el mismo senador se esforzó por categorizar en su conferencia fue clave para la suba en los precios de los activos financieros.

Wall Street cree que Pichetto podría convertirse en una figura clave para la próxima administración a la hora de negociar futuras leyes y reformas, que los inversores aguardan con ansiedad. Las leyes de reforma laboral y la previsional figuran al tope de las consignas.

Desde otro punto de vista, para algunos analistas, esta decisión de la Casa Rosada también da cuenta de cierta debilidad del Gobierno. ¿Habría concedido la fórmula a un hombre del PJ si no fuera así?

De todas maneras, esa aceptación de la debilidad podría ser el primer paso hacia un triunfo; y en esa percepción también habría que encontrar respuestas al rally alcista de los bonos de la deuda argentinos, tan golpeados en los últimos meses.

Lo que también parece claro es que "Cambiemos" ya no es lo mismo. Y no solamente por la apertura de la fórmula a un peronista. También por la figura elegida. Alguien con plena autonomía conocedor de los pasillos del poder, tanto en la Argentina como en el exterior.

"Un nuevo mundo, desconocido, si Macri vuelve a ganar", refería un analista político en la noche del martes. Un nuevo escenario, en todo caso, que será recién conocido a partir del 11 de diciembre. Y para eso, en la Argentina, es lo mismo que hablar de décadas.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ