Evo renunció a la Presidencia y dijo que se consumó el "golpe de Estado" en Bolivia

Poco después de haber llamado a nuevas elecciones, el presidente de Bolivia renunció a su cargo y se refugió en Chimoré, junto al vicepresidente

             Evo renunció a la Presidencia y dijo que se consumó el "golpe de Estado" en Bolivia
El presidente de Bolivia, Evo Morales, renunció este domingo a su cargo luego de más de una semana de protestas y manifestaciones, tras las denuncias de un sector de la población por un presunto fraude electoral, y cuando las fuerzas armadas de ese país reclamaron su dimisión, lo que lo dejó sin apoyo para continuar al frente del gobierno del país del altiplano.
La renuncia de Morales siguió a la de varios ministros y senadores como Luis Alberto Sánchez, César Navarro, entre otros, del partido de Evo Morales anunciaron su renuncia, en tanto que una caravana marchó hacia Plaza Murillo para reclamar la dimisión del presidente y continúan los motines de policías.
 
Tras el anuncio de la renuncia de Evo Morales y su vice, Alvaro García Linera, luego de tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la policía, se abre ahora la incógnita de quién asumirá el poder para conducir el proceso electoral que habían sido anticipadas por el renunciante jefe de Estado.
 
Según el artículo 93 de la Constitución de Bolivia, "en caso de impedimento o ausencia temporal del Presidente de la República, antes o después de su proclamación, lo reemplazará el Vicepresidente y, a falta de Éste y en forma sucesiva, el Presidente del Senado, el de la Cámara de Diputados o el de la Corte Suprema de Justicia".
 
Una vez conocida la noticia, las cadenas de televisión de Bolivia mostraron imágenes del avión presidencial despegando desde el aeropuerto de El Alto, y poco después se supo que el destino del mandatario fue la ciudad de Chimoré, en la Provincia de José Carrasco, en el Departamento de Cochabamba, su principal bastión electoral.
En las últimas horas Morales, asediado por las protestas en su contra y la ola de motines policiales, ya había viajado al municipio de Chimoré, en el Trópico de Cochabamba, al que vuelve menos de un día después tras el comunicado dado a conocer por el alto mando.
 
Tras la renuncia, Morales, aseguró que el "golpe de Estado" se había consumado.

"Tengo la obligación de buscar la paz", dijo el mandatario boliviano al anunciar que dejaba el gobierno para intentar frenar la escalada de violencia desatada por la derecha, donde remarcó que su renuncia es "para que Mesa y Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales".
 

Tras la renuncia Morales se refugió en la localidad de Chimoré junto al vicepresidente Álvaro García Linera.
 
Evo aseguró que su renuncia "no es ninguna traición" y convocó: "La lucha sigue. Somos pueblo". "Dejamos una nueva Bolivia en proceso de desarrollo. Le digo a las juventudes: sean humanos con los más humildes", añadió.
 
Más temprano los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Bolivia pidieron al mandatario que renuncie, en línea con el reclamo de los dirigentes opositores golpistas.
 
"Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia", dijo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, ante la prensa.
 
"Nos sumamos al pedido del pueblo boliviano de sugerir al señor presidente Evo Morales que presente su renuncia para pacificar al pueblo de Bolivia", declaró por su parte el comandante general de la Policía, general Vladimir Yuri Calderón.
 
Morales había convocado este domingo a nuevas elecciones, tras una auditoría de la OEA que detectó "irregularidades" en los comicios, pero su anuncio no conformó a líderes opositores que volvieron a exigir su renuncia en medio de tensiones crecientes y ataques a casas de funcionarios.
 
El presidente Evo Morales dejó La Paz y se encuentra reunido con dirigentes cocaleros de Cochabamba, y hay versiones de que pediría refugio en algún país sudamericano, y entre ellos se mencionó a la Argentina.

 
Fuentes de la Organización de los Estados Americanos (OEA) confirmaron a la prensa que Morales aterrizó en Cochabamba tras dejar La Paz en el avión presidencial.
 
En tanto continúan las manifestaciones este domingo en las calles del país, a pesar de de la convocatoria que Morales realizó para nuevas elecciones tras un informe de la OEA que
reveló "irregularidades" en los comicios de octubre.
 
Evo Morales sufrió las renuncias de gran parte de su gabinete, de la presidenta del Tribunal Supremo electoral, Maria Eugenia Choque, quién afirmó estar dispuesta a someterse a las investigaciones correspondientes para demostrar su inocencia ante las acusaciones de fraude, y la de Mariana Prado, ministra de Planificación, que dimitió y pidió ''pacificar el país''.
Pero el golpe más duro para Evo, fueron las declaraciones de Williams Kaliman, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, quién sugirió al presidente que renuncie a su cargo.
 
Tras el pronunciamiento de las Fuerzas Armadas, Morales decidió presentar la renuncia y refugiarse en Chimoré.
 

En Argentina, el Frente de Todos denunció "golpe de Estado" y se solidarizó con Evo

El kirchnerismo y las fuerzas aliadas del Frente de Todos se solidarizaron esta tarde con Evo Morales tras conocerse su renuncia como presidente de Bolivia y denunciaron un "golpe de Estado clásico" en ese país perpetrado por las Fuerzas Armadas.

"Golpe de Estado clásico en Bolivia. Las Fuerzas Armadas ordenan a Evo a renunciar. Lo que no consiguen vía electoral, lo tratan de obtener por otros medios. El silencio de los gobiernos de derecha de la región muestra que, para ellos, la democracia ya no es límite a respetar", lanzó el jefe del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi.

Por su parte, el diputado nacional electo del Frente de Todos Itai Hagman señaló que pese a que Morales había propuesto llamar a elecciones para encontrar una "salida democrática y de pacificación" al atolladero político, social e institucional en que se encontraban Bolivia, "la derecha" no se conformó y fue por su "derrocamiento".

"La comunidad internacional debe repudiar esto como lo que es: un golpe de Estado", lamentó el dirigente de Patria Grande, que dijo que siente "pena que "los sectores dominantes lleven una vez más a la violencia para dirimir los conflictos".

En tanto, la diputada nacional de Somos, Victoria Donda afirmó que "Evo no está solo" y que "es obligación de todas las fuerzas democráticas y populares defender la democracia en nuestro continente".

La diputada nacional del Frente para la Victoria Gabriela Cerruti puso el foco en el rol de la Iglesia al indicar que "los golpes de estado en este continente fueron siempre con la Biblia en la mano".

"Fuerza al pueblo boliviano frente a la derecha fascista y violenta. Los gobiernos de la región y los organismos internacionales deben rechazarlo y garantizar una salida democrática. No permitamos que regresen las épocas más nefastas de nuestra historia", reclamó.

La también diputada nacional de Nuevo Encuentro Mónica Macha repudió el accionar militar que forzó la renuncia del mandatario saliente y al respecto aseguró que "la derecha no quiere elecciones democráticas en Bolivia, sólo quiere terminar con el gobierno popular de Evo Morales a cualquier costo".

El diputado nacional del Frente para la Victoria Leopoldo Moreau acusó a "las Fuerzas Armadas y a la derecha de consumar "el golpe de Estado que venían preparando contra los intereses del pueblo boliviano".

"Repudiamos el Golpe de estado que se lleva adelante en Bolivia y exigimos a distintos organismos internacionales que repudien este atropello a la democracia en la región", exigió, por su parte, el también diputado kirchnerista Horacio Pietragalla.

La legisladora porteña electa Ofelia Fernández denunció que "hoy en Bolivia hay un golpe de estado porque Evo es pueblo y garantía de una región soberana".

El titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, expresó su "total repudio al golpe de Estado contra el presidente legítimo de Bolivia" y llamó a "defender la democracia en cada rincón de nuestra América".

En la misma sintonía, el diputado nacional kirchnerista y secretario general de La Cámpora, Andrés "Cuervo" Larroque manifestó su "más absoluto repudio al golpe en Bolivia" y le transmitió a Morales y al "pueblo boliviano el "apoyo y la solidaridad".

"Es el deber de todos defender la democracia y la justicia social en la región. La lucha continúa", concluyó.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
bolivia morales presidencia elecciones