Vidal ofreció a los docentes actualizar salarios acorde a la inflación pero no hubo acuerdo

María José Lucesole

Vidal ofreció a los docentes actualizar salarios acorde a la inflación pero no hubo acuerdo


LA PLATA.- En la primera reunión paritaria de 2019 el gobierno de la provincia de Buenos Aires ofrece a los sindicatos que integran el Frente de Unidad Docente un acuerdo salarial basado en la actualización de los sueldos según la inflación oficial.

El ajuste por inflación fue propuesto de manera mensual en enero, febrero y marzo y de manera trimestral el resto del año.

Los sindicatos se negaron a firmar un acuerdo esta noche ya que exigen que en el mismo acta se incluyan 15 puntos porcentuales de poder adquisitivo del año que pasó.

La oferta para este año fue superadora a todas las realizadas en 2018, donde no hubo acuerdo firmado: el ciclo terminó con un alza de bolsillo en torno al 32 por ciento considerado insuficiente por los maestros que hicieron 29 días de paro.

Ahora los docentes exigen que el gobierno compense 15 puntos de poder adquisitivo perdidos entre el 32 por ciento del alza otorgado por el gobierno de forma unilateral el año pasado y el 47 por ciento de la inflación. Habrá una nueva reunión la semana que viene.

El ciclo lectivo de 2019 está previsto el 6 de marzo. Los maestros amenazan con ir a una huelga si la oferta salarial no incluye una deuda retroactiva en torno al 15 por ciento por la pérdida de poder adquisitivo del año pasado.

El gobierno asistió a la reunión representado por el director general de Cultura y Educación, Gabriel Sanchez Zinny, el ministro de Economía, Hernán Lacunza, y el viceministro de Trabajo Horacio Barreiro.

Por parte de los gremios estuvo presente Roberto Baradel, el secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación (SUTEBA) lMirta Petrocini, presidente de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) Miguel Diaz de la Unión de Docentes de Buenos Aires (UDOCBA) representantes del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) y de la Asociación de Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET)

La Casa de Gobierno se consideró esta tarde que la nueva oferta permitirá destrabar el conflicto ya que otorga a los 270.000 trabajadores de la educación previsibilidad para el año en curso.

Incidentes

Algunos los gremios no recibieron bien la nueva propuesta: Miguel Diaz representante de Udocba, que filmaba de incógnito el encuentro para trasmitirlo por Facebook, insultó a varios de los miembros del gobierno durante el encuentro. El tono de los insultos obligó a llamar a un cuarto intermedio hasta calmar los ánimos de los presentes antes de reanudar la negociación. "Te la pasas rascandote las pe..." increpó Diaz a Sanchez Zinny. "Vos tenes dos muertos" recriminó el sindicalista en tono violento.

En cambio los referentes de la FEB y de Suteba se centraron en reclamar el retroactivo del año pasado. "Tenemos que recuperar el poder adquisitivo que perdimos entre el 32 por ciento que dio el gobierno y el 47 por ciento que marcó la inflación", dijo Roberto Baradel.

En la provincia de Buenos Aires estudian unos 4,5 millones de alumnos en unas 18.000 escuelas públicas y privadas. La paritaria docente es seguida por atención por el resto de los gremios de la administración pública ya que marca el techo de la negociación entre los sindicatos y el Estado al tratarse del gremio mayoritario.

El Frente de Unidad Docente está integrado por el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación (SUTEBA) la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) la Unión de Docentes de Buenos Aires (UDOCBA) el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) y la Asociación de Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) en tanto la Unión de Docentes Argentinos (UDA) quedó escindido y negocia por cuenta propia.

Combativos

El año que termina fue el récord histórico de paros: 29 días sin dictar clases por distintas protestas nacionales o provinciales impulsadas por los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense. Nunca antes hubo tantos días de huelga seguidos. El año pasado se perdieron 22 días. Y en 2016, 6 días. Solo en 2015, año de elección presidencial, no hubo paros.

En 2014 se perdieron 20 días, en 2013 fueron 19 y en 2012 también se perdieron 17. Este alto índice de conflictividad solo se repitió en 2009. El resto de los años se registró menos de una decena de días de conflicto por año.

Este año, de elección presidencial, el gobierno hará un máximo esfuerzo por evitar el paro. O al menos, por ganar los votos de los 270.000 docentes que no se alinean de manera automática con las bases sindicales más combativas.

Algunos de estos líderes, como el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, no descarta presentarse este año como aspirante a un cargo político.

Por el momento los líderes sindicales exigen mejoras en las condiciones edilicias y seguridad en las escuelas, además de la actualización de los salarios y la recuperación del poder adquisitivo perdido el año último.

Por: María José Lucesole