Venezuela: el Vaticano justificó la presencia de un enviado en la toma de posesión de Nicolás Maduro

Alegó que mantiene relaciones diplomáticas con Caracas y que su misión es “tutelar la paz” en el país caribeño.

Venezuela: el Vaticano justificó la presencia de un enviado en la toma de posesión de Nicolás Maduro

Después de que la Iglesia de Venezuela destrozara a Nicolás Maduro llamándolo "ilegítimo e inmoral" en vísperas de su asunción, el Vaticano envió a un representante a la jura del mandatario venezolano el jueves, en una clara señal de apoyo al líder chavista, dejando sorprendidos a más de uno. Este lunes, la Santa Sede salió a dar explicaciones. Y justificó la presencia del enviado diciendo que la institución "tiene como finalidad promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana".

El flamante portavoz (por ahora interino) del Vaticano, Alessandro Gisotti, explicó en una nota que "la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con el Estado venezolano. Su actividad diplomática tiene como finalidad promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana".

Por esto, agrega el comunicado, "la Santa Sede ha decidido estar representada en la ceremonia de inauguración de la Presidencia, por el encargado de negocios ad interim de la Nunciatura Apostólica de Caracas (George Koovakod)".

Añade además que el Vaticano y los obispos del país "continúan trabajando juntos para ayudar al pueblo venezolano, que sufre las implicaciones humanitarias y sociales de la grave situación en la que se encuentra la Nación".

Maduro tomó posesión el jueves para un segundo período como presidente de Venezuela en medio de críticas internacionales, lideradas por Estados Unidos y varios países latinoamericanos, sobre la legitimidad de su nuevo mandato.

A su juramento del cargo únicamente acudieron cuatro presidentes de los 19 países latinoamericanos: el de Bolivia, Evo Morales; el de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; y el de Nicaragua, Daniel Ortega.

Estados Unidos y la Unión Europea no enviaron representantes.

Las explicaciones de la Iglesia en Roma sobre sus intenciones de "promover el bien común, tutelar la paz y garantizar el respeto de la dignidad humana" en Venezuela, llegaron un día después de que el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, el opositor Juan Guaidó fuera detenido este domingo, provocando un escándalo dentro y fuera del país.

Guaidó fue rápidamente puesto en libertad. Y este lunes Europa exigió a Caracas que garantice la libertad e integridad física del presidente del Parlamento.

Fuente: EFE