Valen millones: secuestraron 900 toneladas de soja robadas

Tras el operativo policial, varios camiones fueron retenidos y se ordenó que la soja sea descargada al dueño del campo

José E. Bordón

Valen millones: secuestraron 900 toneladas de soja robadas

SANTA FE.- En un operativo relámpago, la policía santiagueña detuvo 35 camiones con un poco más de 900 toneladas de soja almacenadas en silobolsas robadas en esa provincia, que tenían como destino la zona de puertos del Gran Rosario. El monto del robo habría superado los $22 millones.

Las unidades de traslados fueron retenidas por la policía en un rápido operativo que tuvo como epicentros las localidades de Quimilí y Añatuya, en el sur santiagueño. Según informes a los que tuvo acceso LA NACION, los granos habían sido sustraídos de un campo del departamento Mariano Moreno, almacenados en un acopio de la firma Faint Hermanos, con sede central en Villa Minetti, departamento 9 de Julio, en el extremo noroeste santafecino, en el límite de las dos provincias.

El operativo policial tuvo lugar el pasado viernes, en horas de mediodía, tras la denuncia presentada por el encargado del establecimiento "La Virginia", en el sudeste de la provincia de Santiago del Estero.

El denunciante, de 56 años, manifestó que el pasado 23 de noviembre a la tarde fue la última vez que estuvo en la propiedad perteneciente a la firma "Faint Hermanos", y que en la mañana del viernes le avisaron que al menos tres decenas de camiones salieron del campo con destino al puerto de Rosario.

El vecino informante dijo, además, que el operativo de robo se desarrolló el jueves alrededor de las 17 horas, cuando comenzaron a ver la llegada de camiones a la zona donde luego se concretó el retiro de la mercadería depositada en silos bolsas.

No obstante, aparentemente la maniobra de carga se habría realizado en horas de la noche de ese jueves porque según pudo saber personal policial afectado a la investigación, el último transporte habría salido del campo poco antes de las 5 de la mañana del viernes, circulando por ruta provincial N°92, algunos con sentido hacia Quimili y otros hacia Añatuya.

Operativo policial

Con los datos recabados, la fuerza de seguridad montó un operativo de búsqueda y se comunicó con los puestos de control caminero y de seguridad vial diseminados por el territorio santiagueño.

Fue así que en poco menos de una hora ubicaron a cinco camiones con idénticas características a las mencionadas por el denunciante en una estación de servicios de Añatuya y sus choferes, al ser entrevistados, habrían mencionado que realizaron la carga en el establecimiento rural "La Virginia", que llevaban como destino final el puerto de Rosario y que estaban a la espera de la carta de porte para seguir viaje, documentación que la acercaría un "ingeniero", cuyo nombre desconocían.

De inmediato se comisionó al lugar personal policial, y se logró detectar otros 28 camiones en Añatuya y cuatro en Colonia Dora, esta última sobre la Ruta Nacional 34, el camino más directo a los puertos del Gran Rosario.

La policía se entrevistó con los choferes y todos coincidieron que habían sido convocados vía telefónica en nombre de un "ingeniero" de Quimilí, quien necesitaba camiones para transportar granos desde "La Virginia" hacia el puerto de Rosario.

Luego de ubicar a la totalidad de los camiones, el personal actuante informó de los pormenores del caso al fiscal Ángel Belluomini, quien dispuso que se diera participación a los expertos de investigaciones y a los especialistas en criminalística.

Por último, la Justicia ordenó que se hiciera comparecer al "ingeniero" que habría contratado a los camioneros, cuya identidad no trascendió desde la fiscalía, quien presumiblemente y de acuerdo con datos de testigos habría sido visto guiando los transportes hacia el campo donde se cometió el hecho.

Voceros empresarios de la zona reconocieron que el fiscal que entiende en la causa, Ángel Belluomini, ordenó que la carga secuestrada se restituya en su totalidad a la firma Faint Hermanos, por lo que debe ser descargada en el campo La Virginia.

Esta mañana, en declaraciones radiales, Héctor Faint, uno de los integrantes de la empresa agropecuaria familiar damnificada, sostuvo que "estas situaciones te dan ganas de tirar la toalla y dejar de producir".

Explicó que "entraron con un tractor y una cargadora de cereales a las 6 de la tarde y cargaron hasta las 5 de la madrugada. Lindero al campo que alquilamos, hay un ingeniero que tiene estaciones de servicio. Evidentemente, venían desde hace tiempo armando la logística para dar este tremendo golpe", aseveró.

Por: José E. Bordón