Roberto y Marco Lavagna alimentan el álbum electoral del peronismo

La versión porteña de Alternativa Federal cerró el año con una cena el martes en San Telmo

Lucrecia Bullrich

Roberto y Marco Lavagna alimentan el álbum electoral del peronismo

Más allá de que más de un peronista lo imagina como candidato a presidente, Roberto Lavagna sigue refugiado en el silencio y evita cualquier indicio sobre sus planes para 2019. Pero su agenda política no se detiene.

El exministro de Economía de Eduardo Duhalde y de Néstor Kirchner se reunió ayer con el gobernador de San Juan , Sergio Uñac, otro de los peronistas que no muestra todas las cartas de cara a la carrera electoral del año que viene.

Lavagna recibió a Uñac en su casa del barrio de Saavedra. El encuentro duró poco más de una hora y trascendió porque Uñac le dedicó un post con foto en su cuenta de Facebook, anoche.

"Compartimos la imperiosa necesidad de conformar un gobierno de unidad nacional consensuando ampliamente, y con moderación", escribió el gobernador sobre la cita que, además, describió como "un honor".

Uñac aprovechó el cara a cara para generar un segundo capítulo: invitó a Lavagna a visitarlo en San Juan el año que viene. Aunque no fijaron fecha, seguro será cuando los motores electorales estén definitivamente en marcha.

El sanjuanino no perdió la oportunidad para sugerir que Lavagna sería un buen candidato a presidente. Lo mismo creen buena parte de los popes de la CGT, que almorzaron con el exministro hace 15 días, tal como contó entonces LA NACIÓN.

"No me ha manifestado que tenga decidida su candidatura a presidente, pero creo que si varios como yo nos juntamos y se lo proponemos, él podrá analizarlo", deslizó Uñac, según declaraciones reproducidas por el Diario de Cuyo. Y lo cargó de elogios. Dijo que tiene "trayectoria, condiciones y capacidad suficientes" para ser candidato. "Y no sólo eso, sino que además tiene estrategias políticas", remató.

Cerca de Lavagna volvieron a negar que el encuentro con Uñac tenga algún viso electoral. "Roberto se junta con dirigentes de distintos sectores desde hace tres años. Y ahora, frente a una situación económica tan complicada, todos le piden un panorama. Pero no hay nada electoral. Él no está en esa", dijeron a LA NACIÓN.

Marco, el candidato

Roberto no es el único Lavagna que podría formar parte del universo electoral 2019. Su hijo Marco, diputado nacional del Frente Renovador , está decidido a explorar la posibilidad de postularse para competir por la jefatura de gobierno porteño el año que viene.

La idea es que, con Sergio Massa y Miguel Pichetto como principales padrinos, Lavagna se ponga al frente del armado de Alternativa Federal, el espacio del peronismo no kirchnerista que pretende competir a nivel nacional, en la Ciudad.

La versión porteña de Alternativa Federal cerró el año con una cena el martes en San Telmo
La versión porteña de Alternativa Federal cerró el año con una cena el martes en San Telmo

Lavagna sabe que no la tiene fácil. Por eso, asegura que "no tiene apuro" en candidatearse y que podría hacerlo recién en 2023. Lo que sí está claro es que el peronismo porteño quiere posicionarlo, sacarlo a la cancha.

Algo de eso se vio el martes pasado en una cena de fin de año que encabezaron Massa y Pichetto en un bar de San Telmo. Estuvieron además la jefa del bloque del FR en la Cámara de Diputados, Graciela Camaño , el jefe de Apoc y líder del Movimiento 21, Hugo Quintana, el secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez , el jefe del gremio de los judiciales, Julio Piumato y el legislador porteño Sergio Abrevaya, entre otros.

Por: Lucrecia Bullrich