Preocupación en el campo por versiones de intervención del mercado de trigo

El Gobierno le pidió a los exportadores y molinos que garanticen el abastecimiento interno. Temen que restrinjan las exportaciones y se depriman los precios.

Preocupación en el campo por versiones de intervención del mercado de trigo

En los últimos días se generó una fuerte polémica en el campo a partir de una serie de rumores que indicaban que el Gobierno nacional estaría dispuesto a intervenir el mercado de trigo para garantizar el abastecimiento interno.

Los rumores se originaron luego de un pedido de funcionarios oficiales a un grupo de representantes del sector exportador y de la industria molinera para asegurar el consumo local que ronda las 6,6 millones de toneladas por año.

La inquietud de la Casa Rosada gira en torno a que las compañías agroexportadoras ya compraron un total de 13,4 millones de toneladas de trigo, al tiempo que los molinos harineros adquirieron apenas 1,3 millones de toneladas del cereal.

Las gestiones oficiales despertaron desconfianza entre productores y dirigentes rurales que salieron a advertir un supuesto plan del Gobierno para intervenir el mercado de trigo restringiendo las exportaciones en connivencia con la molinería.

Sucede que a los molinos le falta comprar poco más de 4 millones de toneladas que actualmente están en poder de los productores que, según los especialistas, vienen operando a un ritmo de ventas bajo en función de la época del año.

Esta situación de fricción entre oferta y demanda hizo que el mercado de trigo opere con precios firmes en las últimas semanas. En el recinto de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) se pagó este miércoles $ 11.550 por tonelada por el cereal disponible.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) proyectó en un reciente informe que la cosecha de trigo 2019/20 -que está a punto de finalizar- será de 18,8 millones de toneladas con un rinde promedio de 28,5 quintales por hectárea.

El presidente de la Sociedad Rural (SRA), Daniel Pelegrina, señaló que "los productores no están reteniendo ni especulando. Hoy por hoy trigo sobra y si hay un problema de restricción lo deben resolver los exportadores y los molinos".

Pelegrina indicó además que "ojalá que el Estado no se meta", recordando los tiempos en los que el entonces secretario de Comercio, Guillermo Moreno, intervino el mercado logrando cosechas que, incluso, no alcanzaron a cubrir el consumo local.

Cabe mencionar que la bolsa de 50 kilos en la ciudad de Buenos Aires se vende a un valor de unos $ 1000, mientras que en octubre pasado llegó a cotizar $ 1200. Sin embargo, el precio del pan en los últimos tres meses del año subió 30% por la inflación.

Javier Buján, titular de la consultora Kimei Cereales, consideró a LPO que "decir que hay riesgos de desabastecimiento interno de trigo está completamente alejado de la realidad y muestra un desconocimiento absoluto del mercado".

"La dinámica actual de las ventas de trigo no tienen la fluidez habitual porque la mayor parte del cereal se comercializó en el último tramo del año pasado", explicó Buján. "No se evidencia voluntad alguna para intervenir las exportaciones de trigo", agregó.

El analista estimó también que "probablemente, a lo largo del ciclo comercial, la exportación venderá parte del volumen comprado al sector molinero para que este abastezca sus necesidades de elaboración de harinas".

"Al menos 1,5 millones de toneladas de trigo en manos de los exportadores podrían pasar a la industria molinera. Las subas de precios del cereal de los últimos días responden a factores internacionales alcistas", concluyó Buján.

En este contexto, el sábado próximo a la mañana en la Sociedad Rural de Pergamino se realizará una nueva asamblea de productores -convocada por CARBAP- donde se analizarán posibles medidas de fuerza por la suba de impuestos.