Preocupa la aceleración de la inflación en diciembre pese al freno a tarifas y al dólar

En 2020 el IPC subió 36,1%, el valor más bajo en los últimos tres años. Los alimentos subieron 42,2% y en diciembre a un ritmo anualizado del 68%.

Preocupa la aceleración de la inflación en diciembre pese al freno a tarifas y al dólar

 La inflación en diciembre se aceleró la 4%, de modo que en el último año el Índice de Precios al Consumidor cerró con un alza del 36,1%, informó este jueves el Indec. El dato había sido adelantado esta mañana por Guzmán en su visita al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet.

 Los alimentos volvieron a superar la inflación media al subir 4,4% con el impulso de los precios de la carne que subió 15% que estuvo parcialmente morigerado por la baja del 12% de las verduras. En consecuencia terminaron 2020 con un incremento acumulado del 42,1%.

De esta forma, 2020 cierra con la menor inflación de los últimos tres años. Quedó 17,7 puntos porcentuales debajo del 53,8% de 2019 y a 11,5 puntos del 47,6% de 2018.  

Cabe aclarar que el 36,1% nacional es le promedio ponderado de lo que se observó en las distintas regiones del país, donde el Gran Buenos Aires -que contó con más congelamiento de precios- tiene un peso más alto que el resto de las regiones. De hecho en cuatro de las seis regiones la inflación anual superó el promedio: Noreste (42,2%), Noroeste (38,1%),  Pampeana (37,9%) y Cuyo (37,8). En cambio en el Gran Buenos Aires y la Patagonia fue menor, con 34,1% y 32,3% respectivamente.

El 4% de diciembre es producto de una suba del 4,9% de la canasta núcleo (el 70% de los precios que releva el Indec), una suba del 1,3% en los estacionales y del 2,6% en los regulados. En este último grupo impactó la suba del 4,9% en el capítulo Transporte (por la suba del 4,5% de los combustibles) y del 5,2 % en el capítulo Salud, reflejando el aumento del 10% de las prepagas.  El otro capítulo que tuvo un fuerte aumento fue el de Recreación  y cultura (5,2%) por el comienzo de la temporada de veraneo.

Vale recordar que la canasta núcleo muestra la tendencia de los precios y observó el valor más alto desde el 6,4% de septiembre de 2019, luego del salto devaluatorio de las PASO. Y desde mayo muestra una clara tendencia creciente y no da señales de estar aplacándose.

Los datos de diciembre preocupan porque con tarifas prácticamente planchadas, con tipo de cambio paralelo estabilizado y el Banco Central comprando reservas internacionales, los precios subieron a un ritmo que -de replicarse durante doce meses seguidos- implica un 60,1% de inflación anual. Y si se toma el ritmo de la canasta núcleo, de un 77,5%. En cambio, si se anualiza la inflación de los alimentos, estaríamos en presencia de una suba de precios del 67,7%.

 Los datos de diciembre preocupan porque los precios subieron a un ritmo que -de replicarse durante doce meses seguidos- implica un 60,1% de inflación anual. Y si se anualiza la inflación de los alimentos, equivale a una suba de precios del 67,7% anualizado.

Además el 4% viene a corroborar la aceleración de los precios del último trimestre (11,4%), que prácticamente duplica al 5,3% del segundo trimestre y anota un nuevo escalón sobre el 7,8% del tercer trimestre.

Así y todo, en el Ministerio de Economía consideran que la aceleración de la inflación en diciembre responde a cuestiones particulares del mes y "que por su naturaleza no es esperable que se mantengan durante los próximos meses". Las proyecciones de Guzmán para los precios en 2021 hablan de una inflación en torno al 29%, mientras que el mercado la estima alrededor del 49,8%, ambas por debajo del ritmo actual.