Pedro Sánchez teme que el rechazo a Podemos paralice la inversión extranjera

El socialista puso en marcha un operativo de "diplomacia económica" para calmar a los empresarios preocupados por sus socios de coalición.

Pedro Sánchez teme que el rechazo a Podemos paralice la inversión extranjera

 No estaba en ninguna de las quinielas de posibles ministrables, pero el presidente español Pedro Sánchez se decidió por Arancha González Laya para ponerse al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores. La elección de esta guipuzcoana, directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional, la agencia conjunta de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y la Organización Mundial de Comercio (OMC), se sustenta en el gran objetivo de Moncloa de poner en marcha y potenciar la llamada "diplomacia económica" dentro del Ministerio.

Así lo aseguran a LPO altos cargos de Exteriores, que reconocen la preocupación existente en Presidencia por el alarmismo que los partidos de la oposición y algunos medios están potenciando tanto a nivel nacional como internacional desde que se conoció el pacto con la formación izquierdista Unidas Podemos para formar un gobierno de coalición. Los mensajes catastrofistas sobre la existencia de "ministros comunistas" en el Ejecutivo están poniendo nerviosos a los empresarios, que han pedido una reacción por parte de Moncloa.

Desde el Gobierno admiten que en las últimas semanas importantes compañías y ejecutivos del Ibex han contactado con miembros relevantes del gabinete de Presidencia y de Economía para trasladarles la urgencia de lanzar, cuanto antes, un mensaje tranquilizador a los mercados. Fundamentalmente, a los inversores extranjeros, que estaban empezando a dudar sobre la seguridad jurídica de seguir invirtiendo e inyectando capital en España.

Ese mensaje tranquilizador, afirman las fuentes consultadas, ha sido el nombramiento de González Laya. Su currículum, con una subsecretaría en la ONU, y sus amplísimos conocimientos en comercio internacional convierten a la nueva ministra de Exteriores en "el mejor aval" para los mercados. De hecho, entre sus prioridades está el blindaje de los acuerdos comerciales de España a nivel europeo e intercontinental y lograr que el Brexit no perjudique al mercado español.

Para lograr estos objetivos, desde Moncloa se insiste mucho en la "diplomacia económica" que va a aplicar la nueva ministra al frente de Exteriores. Se habla ya, de hecho, de una potente agenda internacional con viajes a "países inversores" acompañada por una considerable delegación de empresarios españoles: "Hay que vender las bondades de invertir en España y la seguridad jurídica existente en el país. Y de eso se va a encargar la nueva ministra".

González Laya, de hecho, se estrenó en el cargo con un primer discurso como ministra en la Bolsa de Madrid, al acudir al Spain Investors Day, un gran evento empresarial que reúne anualmente a las principales empresas y ejecutivos del Ibex. Con su presencia allí, explican desde el Ministerio, "dejó claras las nuevas prioridades de Exteriores".