Multas de hasta 50.000 euros a los barcos que entren sin permiso en aguas italianas

Multas de hasta 50.000 euros a los barcos que entren sin permiso en aguas italianas

El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, se ha vuelto a salir con la suya. Después de intentarlo antes de las elecciones europeas, finalmente nadie en el Gobierno italiano se ha podido oponer a su voluntad de poner todavía más difícil el rescate de migrantes en el Mediterráneo.

El consejo de ministros italiano ha aprobado este martes la segunda parte del decreto de seguridad (el llamado decreto Salvini), que entre otras cosas modifica la ley para multar con entre 10.000 y 50.000 euros a los comandantes, armadores y propietarios de los barcos que violen la prohibición de entrar en aguas territoriales italianas.

Esta ley será aplicable a toda embarcación, excepto a las militares y gubernamentales

En caso de “reiteración” con el uso de la misma nave, Italia procederá a incautar el buque cautelarmente, explica el texto al que ha tenido acceso este diario. El castigo se aplicará a todas las naves excepto las militares o gubernamentales.

Aunque no está expuesto de manera explícita, la medida está claramente enfocada a poner más trabas a las oenegés que rescatan inmigrantes ante las costas de Libia, organizaciones a las que Salvini ha identificado siempre como cómplices de los traficantes de personas. Desde que llegó al Gobierno hace un año no ha parado hasta lograr que no haya ningún barco humanitario en el canal de Sicilia.

La medida se aprueba justo antes del verano, el período en el que hay más migraciones

Su versión es que a cuantos menos buques hay menos rescates, por lo tanto menos personas intentarán cruzar el Mediterráneo y habrá menos muertes. El ultraderechista ha sacado pecho de sus cifras: “Hay un 85% menos de desembarcos que el año pasado, un 50% menos de solicitantes de asilo y 55.000 invitados menos para los contribuyentes italianos”, presumió.

La agencia de la ONU para los refugiados reitera en cambio que, aunque hayan menos desembarcos, la ruta se ha vuelto mucha más mortífera. De acuerdo con ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones, 1.940 personas han llegado a Italia desde el norte de África desde principios de año, y casi 350 han muerto durante el trayecto, un 15% de ellos.

“Habemus decretum”, ha espetado Salvini al principio de la rueda de prensa que ha organizado para presentar su ley. Reforzado con los resultados que obtuvo en las elecciones europeas (el 34% de los votos) y todavía creciendo en los sondeos, el ultraderechista siente que su misión es preparar a Italia ante el verano, el periodo en que se registran más llegadas de inmigrantes a sus costas.

Salvini ha tenido que eliminar las polémica multas de hasta 5.500 euros “por cada extranjero transportado”

El texto aprobado, sin embargo, es una versión menos contundente que la que pretendía el líder de la Liga en un primer borrador. Los planes iniciales de Salvini eran multas de 3.500 a 5.500 euros por “cada extranjero transportado”, unas intenciones que hicieron que las asociaciones humanitarias se pusieran las manos a la cabeza y que generaron muchas preguntas sobre su constitucionalidad, también por parte del Quirinal.

Este artículo ha desaparecido. También ha saltado el que decía que el Ministerio del Interior se atribuiría todas las competencias del Ministerio de Infraestructuras y Transportes (en manos del Movimiento 5 Estrellas) sobre el paso en las aguas territoriales, otro asunto que podría caer en contradicción con la Carta Magna italiana.

Además de las multas a los barcos que no obedezcan las órdenes de las autoridades italianas, el nuevo decreto de Salvini prevé castigar con hasta cuatro años de cárcel a quienes hagan uso de la violencia contra las fuerzas del orden durante las manifestaciones, algo también controvertido porque limita la libertad de expresión.

El Consejo de Ministros también ha aprobado otorgar la ciudadanía a Ramy Shehata y Adam El Hamami, los dos niños que se convirtieron en héroes en marzo al salvar a sus compañeros de un autobús secuestrado por su conductor en las afueras de Milán.

La modificación del decreto de seguridad fue una de las causas de tensión entre la Liga y el M5E durante la campaña europea. Los grillini hicieron de todo para aplazar su aprobación y no darle una alegría al liguista antes de la cita comunitaria, pero después de su dura derrota, con sólo el 17% de los votos, no han tenido más remedio que tragarse sus palabras.

Este martes, Salvini ha declarado que su próximo paso será su ansiada flat tax, una reducción de impuestos que el M5E también han criticado. De momento, tiene todas las de ganar. El ministro del Interior vuelve a demostrar que en Italia, quien tiene las riendas es sólo él.

¿La UE gestiona bien la crisis de los refugiados y las pateras?
  • No
Total votos: 0