Morgan Stanley analiza volver a bajar a Argentina a mercado de frontera

A raíz del control de capitales que afecta los giros de las empresas, abrió un proceso de consulta que definirá antes de fin de año en qué índice cotizará el país.

Morgan Stanley analiza volver a bajar a Argentina a mercado de frontera

La calificadora de inversiones Morgan Stanley Capital Investment (MSCI) confirmó este viernes que analizará si vuelve a bajar a la Argentina al índice de "mercado de frontera", a poco más de un año de haber declarado su ascenso a "emergente".

Por medio de un comunicado oficial, anunció que abrirá un proceso de consulta con participantes del mercado para determinar antes del 13 de diciembre la idoneidad de la clasificación argentina.

La decisión responde al control de cambios impuesto por el Gobierno que, según MSCI, "pueden deteriorar la accesibilidad del mercado". De hecho, ya está causando problemas en las empresas en el pago de deuda a inversores dado que no se pueden efectuar giros a "personas jurídicas".

Esto le sucedió a IRSA, que este jueves depositó un vencimiento de 130 millones de dólares que no llegó a los tenedores de Obligaciones Negociables en el exterior y por lo tanto, puede sufrir una baja de calificación al entrar en "default técnico".

Los resultados de la consulta de MSCI se conocerán el 31 de diciembre, aunque podrían anticiparse en el caso de que Argentina agregue nuevos controles de capitales en un escenario de mayor volatilidad.

El indicador de Morgan Stanley es utilizado como guía por fondos de capital de inversión, de carteras de emisión de deuda, de indicadores de mercados de valores y de fondos de cobertura, entre otros instrumentos financieros.

Es por eso que el Gobierno celebró con gran entusiasmo el ascenso a mercado emergente en junio del 2018, ya que confiaba en que los grandes fondos de inversión del mundo que antes se veían impedidos de volcar inversiones en plazas de baja reputación como la nuestra, empiecen a sumar activos argentinos en sus carteras, algo que finalmente no sucedió.

Para su composición, la banca estadounidense analiza factores como la volatilidad, proyecciones de crecimiento, liquidez y apalancamiento financiero, entre otros.

La entidad clasifica a los países en tres categorías: mercados desarrollados, emergentes y de frontera. La Argentina había perdido la categoría en 2009 por la misma razón que se debate su baja en estos días: la instalación de regulaciones a la entrada y salida de capitales.