Máximo respaldó a Kicillof por la ley impositiva y la negociación por la deuda

El diputado visitó al Gobernador en La Plata. Almorzaron y conversaron durante cuatro horas.

Máximo respaldó a Kicillof por la ley impositiva y la negociación por la deuda

Axel Kicillof almorzó este miércoles en su despacho de la Gobernación bonaernese con Máximo Kichner. El encuentro se extendió por cuatro horas y el jefe de los diputados del Frente de Todos manifestó un fuerte respaldo a ley impositiva impulsada por el Gobernador y la negociación por la deuda.

En el encuentro hablaron sobre la coordinación del esquema de financiación de la provincia que pasará por el Congreso Nacional; la redacción del presupuesto nacional que condicionará el cálculo de gastos y recursos para la administración provincial. Y la negociación con los bonistas para "reperfilar" la deuda bonaerense.

Al almuerzo se sumaron luego Carlos Bianco (jefe de Gabinete bonaerense) y Facundo Tignanelli (presiente del bloque del Frente de Todos en la provincia).

Máximo Kirchner, Facundo Tignanelli y Hernán Reibel.

Uno de los temas centrales fue el proceso legislativo que terminó con la aprobación de un paquete fiscal que estuvo lejos de ser el que Kicillof había redactado y que envió al Senado el 24 de diciembre.

El diagnóstico que trazaron en la reunión es que existió una "falta de códigos" por parte del PRO, porque según explican María Eugenia Vidal se había comprometido a aprobar las leyes que Kicillof necesita para arrancar su gestión.

El análisis que hacen en el peronismo es que ese giro en la postura de la oposición tuvo que ver con que entró en crisis el liderazgo de Vidal durante la discusión de la ley. Varios coinciden en que hubo un error político por parte del gobierno de considerar que un diálogo directo con Vidal garantizaba el acuerdo.

Según pudo saber LPO, uno de los últimos contactos entre Kicillof y Vidal fue el 26 de diciembre horas antes de que se de que se caiga la ley en la Legislatura. La ex gobernadora lo llamó por teléfono cuando estaba yendo al aeropuerto de Ezeiza para decirle que iba a recibir un llamado de Gustavo Posse (intendente de San Isidro) quien tenía algunas cosas para agregar al proyecto de ley. Le recordaba Vidal además, que en las próximas horas iba a estar sin señal.

Como parte de un trabajo sincronizado, la provincia espera las decisiones de la Rosada en varios frentes. Uno tiene que ver con el presupuesto nacional, que será tratado en marzo en el Congreso. En función de esos números, el gobierno de Kicillof redactará su presupuesto para la provincia.

Otro frente es la renegociación de la deuda. Kicillof explicó ayer que la estrategia por la cual transmitió a los bonistas privados una propuesta de aplazar el vencimiento al primer día de mayo es esperar definiciones de Nación para una negociación conjunta.