Mauricio Macri negó haberle ofrecido asilo político a Evo Morales tras su renuncia

Una versión aseguraba que el ahora ex presidente de Bolivia vendría a la Argentina al dejar su cargo.

Mauricio Macri negó haberle ofrecido asilo político a Evo Morales tras su renuncia

El gobierno de Mauricio Macri negó este domingo haberle ofrecido asilo político a Evo Morales, quien en las últimas horas presentó su renuncia a la presidencia de ese país.

Una versión aseguró en la tarde del domingo que el ahora ex presidente boliviano buscaría asilo en la Argentina, alimentada porque Morales se subió al avión presidencial y dejó La Paz sin avisar que iría a Cochabamba: algunos aseguraron que viajaría a Buenos Aires.

Sin embargo, fuentes del Ejecutivo negaron a Clarín haberle ofrecido asilo a Morales, quien finalmente anunció su renuncia desde su cuna política en la región central de Cochabamba, después de tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía. En ese mensaje, el presidente remarcó que no dejaría Bolivia.

Pasadas las 19, el canciller Jorge Faurie respondió ante TN sobre esa versión: "Todavía no tenemos ninguna indicación en este sentido. Si llegara a estar en consideración será Macri el que tenga que decidir".

El diplomático consideró que, ahora, un gobierno de transición llamará a elecciones. Y agregó: "Lo importante es que haya un diálogo entre Macri y Fernández con recomendaciones y cursos de acción".

"Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales", dijo Morales a través de la televisión, aludiendo a los líderes opositores que convocaron protestas en su contra, desatadas el día siguiente de los comicios del 20 de octubre, severamente cuestionadas por irregularidades en el conteo.

Horas antes, Morales había convocado a nuevas elecciones tras conocerse una auditoría de la OEA que denunció "serias irregularidades" en los comicios, pero la medida no fue suficiente: las Fuerzas Armadas y la Policía solicitaron su renuncia, sumándose a los pedidos de líderes opositores.

Además de Morales, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, también dimitió a su cargo. Antes, en medio de una nueva ola de violencia, varios ministros y funcionarios habían renunciado en bloque a sus cargos.

Disconformes con los anuncios de nuevos comicios, opositores que pedían la renuncia de Morales atacaron la casa del presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, en Potosí (suroeste), que tras lo ocurrido renunció a su cargo.

El ministro de Minería, César Navarro, presentó igualmente su renuncia luego de que su casa, también en Potosí, fuera incendiada por un grupo de opositores. Le siguió la renuncia del ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

Las protestas posteriores a los comicios causaron tres muertes y al menos 383 heridos, según la Defensoría del Pueblo.

La violencia se expandió este domingo. Al menos tres heridos, uno por arma de fuego, dejó una emboscada en una zona del altiplano contra autobuses con opositores que viajaban hacia La Paz.