Mauricio Macri criticó a los diputados que abandonaron el PRO, habló de “traición” y pidió “que devuelvan sus bancas”

El Presidente apuntó a través de Twitter contra los legisladores que pasaron al interbloque Unidad Federal para el Desarrollo.

Mauricio Macri criticó a los diputados que abandonaron el PRO, habló de “traición” y pidió “que devuelvan sus bancas”

En apenas 18 horas cosecharon el protagonismo que tanto reclamaban. No fue por la positiva. Los diputados Pablo Ansaloni, Beatriz Ávila y Antonio Carambia, que habían llegado al Congreso con las boletas de Cambiemos y como aliados del PRO en 2017, dieron un portazo para inscribirse en el flamante bloque que comandará el mendocino José Luis Ramón, ex socio de Martín Lousteau ​en la Cámara Baja, y concentraron la furia del oficialismo saliente.

El nuevo bloque Unidad Federal para el Desarrollo contará con 8 legisladores y podría ser fundamental para que el Frente de Todos consiga quórum.

Mauricio Macri no dejó pasar el desaire. Minutos antes de recibir a los diputadores y senadores entrantes y salientes de Juntos por el Cambio, en Olivos, el Presidente descargó su furia en Twitter. “Lamento la desafortunada decisión de los diputados Ansaloni, Ávila y Carambia de abandonar el bloque luego de formar parte de nuestras listas. Esta traición a la confianza de los votantes que los eligieron es opuesta a nuestros valores y a lo que creemos. #QueDevuelvanSusBancas”, sentenció.

El hashtag ya era tendencia en las redes sociales. Militantes y funcionarios imitaron al mandatario durante el transcurso del día.

En Olivos, el jefe de Estado no se refirió de manera explícita a la salida de los tres aliados en la reunión privada con los legisladores de Juntos por el Cambio, pero habló de la importancia de la unidad. "Somos una alternativa sana de poder y así nos vamos a conservar", arengó a los congresistas.

A pesar de su enojo, el Presidente estaba avisado. El saliente titular de Diputados Emilio Monzó lo había reclamado que permitiera la formación de un nuevo bloque bajo el paraguas de Juntos por el Cambio para evitar una ruptura. Macri lo desoyó una vez más.

La semana pasada, en diálogo con Clarín, Monzó se había referido a las críticas internas de los legisladores. “Son dirigentes del PRO que desde una concepción federal están expresando una crítica al manejo centralizado del PRO, pero no tiene que ver con un bloque personificado conmigo. Es algo mucho más amplio. Algunos pensamos en hacer un bloque aparte, pero no llegó a más que a una crítica sostenida”, arriesgó uno de los arquitectos de Cambiemos. La ruptura finalmente se concretó.

El flamante jefe del bloque del PRO en la Cámara Baja, Cristian Ritondo, también fustigó al trío de legisladores. “Esto es una defraudación”, se quejó. “No hay lugar para estafas”, le había dicho días ante a este diario.

La futura presidenta del partido amarillo, Patricia Bullrich también había cuestionado a los 3 diputados. “Eligieron las prebendas del poder de los Fernández por sobre la representación de millones de argentinos”, se quejó.

Dentro del bloque del PRO por ahora descartan nuevas deserciones. La designación del porteño Alvaro González como vicepresidente primero de Diputados provocaba ruidos, pero en la reunión del martes del interbloque, se resolvió que los referentes provinciales ocuparan lugares destacados en las comisiones.

Otros filoperonistas aliados del PRO, como el sanjuanino Marcelo Orrego y el tucumano Domingo Amaya, habían reclamado más apertura. “Por ahora estamos juntos”, dijeron sus allegados. Miguel Pichetto, quien paradójicamente llegó al macrismo sin renunciar a su banca en el Senado, había sido fundamental para contener al primero y también al intendente de San Miguel de Tucumán Germán Alfaro, esposo de Avila.

La diputada tucumana, que hizo campaña por Macri, fue la única que contestó las críticas de Macri y de los macristas. “El presidente, que causó la mayor angustia traicionando la esperanza de todo el pueblo argentino y que manejó a sus votantes con slogans publicitarios, hoy se preocupa por mi relación con nuestros votantes. Que se quede tranquilo, que en mi partido PJSTucuman hacemos política en la calle, no en Twitter", escribió en la red social antes de recordar la supuesta "cooptación" de Pichetto.

La salida de Ansaloni tampoco debiera haber generado sorpresas. El titular de Fe, Ramón Ayala, había compartido una acto con Alberto Fernández en Tucumán y otro en la sede CGT. Carambia también había enviado señales. El hermano del diputado santacruceño es intendente de la localidad de Las Heras y había recurrido a la Justicia para intentar sacar a Macri de su boleta. En el PRO insisten en que los tres legisladores le habían garantizado a Ritondo que permanecerían en el bloque.

Con las salidas de los tres diputados, el bloque de Juntos por el Cambio seguirá siendo mayoría con 54 diputados del PRO y sus aliados provinciales; 47 de la UCR; y 15 de la Coalición Cívica.