Macri aprovechó la bronca de la Mesa de Enlace con el PJ para seducir al campo

Prometió eliminar retenciones, crear un polo agrotecnológico y una nueva Ley de Semillas. Cruces por un plan que el Justicialismo le presentó a Alberto.

Macri aprovechó la bronca de la Mesa de Enlace con el PJ para seducir al campo

 Mauricio Macri presentó este sábado vía Twitter, en el marco de una nueva marcha del "Si Se Puede" en Olavarría, una serie de propuestas destinadas al campo que, en caso de ser reelecto, promete implementarlas en el corto y mediano plazo. El Presidente buscó así reforzar su vínculo con el sector agroindustrial y eludió cualquier referencia al reciente cierre de la histórica planta cementera de Loma Negra, ícono industrial de esa ciudad bonaerense.

Las promesas del Presidente giran en torno a tres ejes que no pudo cumplir durante su primer mandato. La primera propuesta es la actualización de la Ley de Semillas que amagó con sacar por decreto ante la falta de consensos en el Congreso.

"La nueva Ley nos va a abrir mercados para exportar más productos agroindustriales, incentivar a los científicos a seguir innovando en el desarrollo de semillas y modernizar todo el campo argentino", indicó Macri.

La segunda propuesta del Presiente es la creación de un polo agrotecnológico en el INTA Castelar "que reúna a los técnicos y a las startups orientadas al desarrollo del agro que se dedican a temas como la edición génica y la agricultura satelital".

Y la tercera promesa de Macri para el campo es, más bien, la ratificación del plan propuesto en septiembre de 2018 cuando restableció los derechos de exportación. Se trata de la eliminación casi total de las retenciones en diciembre de 2020.

"Desde enero de 2021, ninguna exportación del campo pagará retenciones", dijo el Presidente, aunque enseguida aclaró que "la única excepción será la soja, cuyos derechos de exportación seguirán bajando progresivamente".

"El campo es el 40% de nuestra economía y genera un tercio del trabajo de los argentinos. Queremos potenciarlo para que cree más empleo y oportunidades. Es un sector que tiene mucho margen para crecer", expresó Macri en Twitter.

Las promesas y los elogios de Macri al campo no parecen casuales. Esta semana se filtró un polémico documento del Partido Justicialista (PJ) con una serie de propuestas de políticas económicas que fue entregado a Alberto Fernández.

En dicho trabajo de más de 100 páginas -elaborado por Javier Preciado Patiño y Juan Fal- se plantea como eje central de las políticas agroalimentarias la aplicación de retenciones segmentadas y evitar que el precio de los alimentos esté atado al dólar.

"En un país como la Argentina no puede haber compatriotas que pasen hambre. La prioridad es que los argentinos volvamos a alimentarnos adecuadamente. En los hogares no puede faltar carne, pan, leche, verduras o frutas", señala el documento.

El informe propone, entre otras cosas, implementar impuestos a la herencia, a la propiedad, una suba en Bienes Personales, potenciar el tributo a la renta financiera, reemplazar el impuesto al cheque y reestatizar el RENATRE.

Como era de esperar, las entidades rurales salieron a cruzar el documento del PJ. "Estas recetas son opuestas a las que figuran en los 14 puntos que le presentamos a Alberto Fernández el 29 de agosto", aseguró Coninagro.

También salió al cruce el titular de la Sociedad Rural (SRA), Daniel Pelegrina. "Las ideas del PJ son un verdadero compendio de ideas fracasadas. Solo plantean recetas viejas que no funcionario", apuntó el dirigente.

Confederaciones Rurales (CRA) hizo lo propio. "La historia reciente muestra que con esas medidas tuvimos la menor cosecha de trigo de la historia, 12 millones de cabezas menos, la menor exportación histórica y la destrucción de las economías regionales".

LPO pudo saber que la Mesa de Enlace se encontraba evaluando la posibilidad de emitir un comunicado repudiando el plan del PJ y exigiéndole al Frente de Todos si dicho documento refleja efectivamente la visión del espacio político.

En caso de que Alberto se manifieste en línea con ese documento, la Mesa de Enlace no descarta la posibilidad de declararse en estado de alerta y, si fuese electo Presidente, iniciar un plan de lucha para impedir la aplicación de tales medidas.