Los vínculos entre Alan García y el megaescándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht

Al ex presidente de Perú se lo acusa de lavado de activos, tráfico de influencias y colusión en el caso que ha sacudido a América Latina. Tenía prohibido salir de su país y este miércoles se disparó en la cabeza cuando la policía llegó a su casa para ejecutar una orden de arresto

Los vínculos entre Alan García y el megaescándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht

El ex presidente peruano Alan García, quien se disparó en la cabeza este miércoles, es uno de lo cinco ex mandatarios del país sudamericano que se enfrentan a causas judiciales o han sido condenados por corrupción.

García, quien gobernó el Perú entre 1985 y 1990, y luego entre 2006 y 2011, está salpicado por el megaescándalo de sobornos en la obra pública de la constructora brasileña Odebrecht, al igual que los ex presidentes Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Kuczynski.

El quinto miembro de este grupo es Alberto Fujimori, condenado por violaciones de derechos humanos y otros hechos de corrupción diferentes al de Odebrecht.

García se disparó en la cabeza este miércoles cuando iba a ser detenido en su casa en Lima por orden de la Justicia por supuestos delitos de lavado de activos, tráfico de influencias y colusión vinculados al caso Odebrecht por la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

El caso de corrupción de la empresa brasileña ha cimbrado a toda América Latina
El caso de corrupción de la empresa brasileña ha cimbrado a toda América Latina

En medio de una gran confusión, el ex mandatario de 69 años fue ingresado en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, a donde fue trasladado por la policía.

Líder político de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), García tenía prohibida la salida del país y fue involucrado en el caso Odebrecht luego de que la empresa brasileña admitiera ante la justicia estadounidense en 2016 el pago de 29 millones de dólares en sobornos durante tres gobiernos peruanos, incluido el suyo.

La constructora brasileña firmó en diciembre un acuerdo de cooperación por el cual accedió a pagar una multa al Estado peruano y a entregar testimonios que pueden comprometer todavía más a los cuatro ex presidentes y a otros políticos y funcionarios peruanos.

En medio de este proceso judicial, García solicitó en noviembre de 2018 asilo en la embajada uruguaya en Perú, alegando ser víctima de una persecución política después de que la justicia peruana le prohibiera salir del país, pero Montevideo rechazó su pedido.

No era la primera vez que García intentaba esta jugada, ya que en la década de 1990, luego de concluir su primer período presidencial, consiguió refugiarse en Colombia y luego en París para evitar un juicio por presunto enriquecimiento ilícito.

El caso de García, como el de Humala y Kuczynski, está en etapa de investigación en la fiscalía. Se presume que el acuerdo logrado con Odebrecht permitirá determinar si estuvieron involucrados o no en operaciones ilícitas.

Los sobornos recibidos por el ex secretario de García

El martes García había calificado de "especulación" su vinculación con los presuntos sobornos que recibió su ex secretario por parte de la constructora brasileña Odebrecht para la adjudicación de la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

"Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza, sólo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado", aseguró el aprista en su cuenta de Twitter.

El ex mandatario se defendió así de los recientes hallazgos hechos por la Fiscalía, al encontrar que Odebrecht consignó más de cuatro millones de dólares en cuentas de Luis Nava, quien fue secretario de Presidencia en el segundo mandato de García (2006-2011), y de su hijo José Antonio Nava.

Estas transacciones proceden de la Caja 2 de Odebrecht, la cuenta oculta con la que la empresa brasileña pagó millonarios sobornos en una docena de países de Latinoamérica, según relevó el domingo IDL-Reporteros.

Los beneficiarios de estas operaciones tenían como seudónimos "Chalán" para Nava y "Bandido" para su hijo, identificación confirmada por la constructora y que García negó conocer.

Alan García intentó suicidarse antes de de ser detenido por la justicia (ERNESTO BENAVIDES/AFP)
Alan García intentó suicidarse antes de de ser detenido por la justicia (ERNESTO BENAVIDES/AFP)

Además, Nava también recibió en sus cuentas más de un millón de dólares que Odebrecht transfirió inicialmente al ex vicepresidente de la estatal Petroperú Miguel Atala en 2007, en una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA).

En relación a un pedido de prisión preventiva de la Fiscalía contra el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, también investigado por la Fiscalía por el caso Odebrecht y que se mantiene en una detención por diez días, García señaló el martes que le parecía "un exceso".

"Me parece que a una persona que está impedida de salir del país, que tiene movilidad restringida, es un absurdo exponerlo a eso. Prisión domiciliaria es lo máximo que podrían hacer con él", apuntó en ese momento.

Con información de EFE y AFP