Los comprometedores chats de Walter Bento con un juez de la Corte mendocina

Christian Sanz

Los comprometedores chats de Walter Bento con un juez de la Corte mendocina

Hace unos días, Tribuna de Periodistas publicó el peritaje tecnológico completo hecho al teléfono celular del juez Walter Bento, complicado judicialmente por beneficiar a presos a cambio de dinero.

Puntualmente, se lo investiga por asociación ilícita, cohecho pasivo y lavado de dinero. No solo a él, sino también a gente de su entorno, que incluye a su propia familia.

En tal contexto, el documento revelado por este portal compromete a figuras de alto vuelo de la política mendocina: legisladores, jueces, fiscales y demás.

Se trata de chats y audios que fueron rescatados del celular de Bento, quien intentó eliminar la mayoría de las conversaciones. Básicamente porque lo comprometen severamente. A él y a quienes le hablan.

Uno de ellos es Mario Adaro, miembro de la Suprema Corte de Mendoza, a quien Bento le escribió por Telegram el 25 de abril del año pasado, dándose la siguiente conversación:

Bento: ¿Novedades?

Adaro: Ninguna más que el loco está cerca de presentar la locura (parece hablar del fiscal Dante Vega)

Bento: Qué cagada, ¿qué hacemos?

Adaro: Estoy seguro de que cometió delitos en su investigación. El tema es que (el juez) Puigdéndolas me pidió que lo recuses y no hizo lugar recusación de Vega ni se apartó de la investigación.

Luego, en uno de los audios, Adaro le dice al juez: “Avisame, contá conmigo así que lo que haga falta nos juntamos”. Y le aconseja lacónicamente: “Hay que empezarse a mover en Buenos Aires”.

No es la única conversación caliente del teléfono de Bento: hay chats con Alfredo Cornejo, Dalmiro Garay, Alejandro Diumenjo, Alejandro Gullé e incluso con Fernando Simon, el fiscal de Estado de Mendoza.

Lo que habló con casi todos ellos fue eliminado de manera deliberada, lo cual hace sospechar del tenor de lo que podría contener los chats de marras.

También aparecen curiosas referencias a la figura de Orly Terranova, que ameritan todo un análisis aparte. “El Orly se ha portado mal”, dice en alguna conversación. Lo que sigue, se contará más adelante…