Los casos en la Ciudad bajaron pese a que las escuelas se mantuvieron abiertas

Tras las primeras limitaciones, aún con clases en la Ciudad, la curva se mantuvo estable. Cuando se aplicó la segunda tanda de restricciones se observa una baja pronunciada que duró hasta este martes.

Los casos en la Ciudad bajaron pese a que las escuelas se mantuvieron abiertas

 Los casos en la Ciudad bajaron pese a que las escuelas se mantuvieron abiertas después de que Alberto impuso un cierre de clases en el AMBA que no se aplicó en el distrito capitalino. Sí se aplicaron restricciones a la movilidad, primero a partir de las 23 y luego desde las 20 hs.

Los pronósticos apocalípticos del gobierno nacional que adelantaban un aumento de casos si continuaban abiertos los colegios no se cumplieron. El 8 abril, día que empezaron a aplicarse las restricciones en el AMBA la Ciudad tenía 2711 casos (promedio de 7 días).

El pico de casos durante el mes de abril llegó el día 18 con 2871 casos, pero durante los 10 días que transcurrieron desde las primeras medidas restrictivas el número de casos se mantuvo estable. Se sabe que las medidas tardan entre 8 y 14 días en traer efectos en las curvas. Tras la segunda tanda de restricciones los contagios en CABA pasaron de 2871 el 18 de abril a 1200 el 1 de mayo.

Tras las primeras limitaciones, aún con clases en la Ciudad, la curva se mantuvo estable. Cuando se aplicó la segunda tanda de restricciones se observa una baja pronunciada que duró hasta este martes. Además de las limitaciones a la circulación, la otra gran diferencia, al menos en la Provincia es que los colegios estuvieron cerrados.

Hay quienes se preguntan si tuvo sentido cerrar los colegios en la Provincia a la luz de los números. "La presencialidad no sólo afecta a la Ciudad sino al conurbano. El AMBA, los 40 distritos del conurbano y la Ciudad, debe ser tratado como un espacio sanitario único. Las medidas deben ser las mismas de un lado y del otro de la General Paz", evaluó el jefe de gabinete de Kicillof Carlos Bianco.

Los argumentos para explicar por qué bajaron los infectados no van en un solo sentido: mientras que desde el oficialismo sostienen que los casos bajaron porque disminuyó la circulación -en gran parte porque las clases en la Provincia pasaron a modo virtual-, desde la Ciudad explican que las escuelas no son un factor de contagio.

"En las últimas dos semanas desde las nuevas restricciones, sostuvimos las clases presenciales en todas las escuelas, pero tomamos medidas de restricción horaria, y control en el transporte público, mientras continuamos con nuestra estrategia de testeo masivo. Como resultado, no solo se logró frenar la curva de casos generales, sino que además bajaron los casos positivos detectados en escuelas. Con las escuelas abiertas tuvimos 727 casos menos que en el mismo periodo anterior", sostuvo el jefe de gabinete del Ministerio de Educación porteño, Manuel Vidal.

Si bien sostienen que lo último en cerrar deben ser las escuelas, en la Ciudad tampoco se mostraron completamente reacios a pasar al modo virtual si vuelven a aumentar de forma descontrolada los contagios.

"Este año no podemos cometer el mismo error del año pasado. Si el problema es la circulación, trabajemos para mejorar la circulación, pero no restrinjamos el derecho a la educación después de un año sin clases", dijo -Soledad Acuña.

La ministra de Educación porteña aseguró que el gobierno nacional decidió cerrar las escuelas porque tiene "menor costo político" cerrar las escuelas que restringir "otras actividades económicas". En el análisis de la funcionaria los sindicatos mayoritarios presionan a Alberto para mantener las clases de forma virtual y por eso el gobierno no reabrió las escuelas el año pasado aún en condiciones epidemiológicas favorables.