Los Rodríguez, Martínez y Suárez en la selección: así es el club de "los -10"

Un ejercicio de la segunda práctica en Salvador de Bahía; el seleccionado es un grupo dispar en cuanto a experiencia.

Andrés Eliceche

Los Rodríguez, Martínez y Suárez en la selección: así es el club de "los -10"

SALVADOR DE BAHÍA.- ¿Cuántos entrenamientos habrán pasado hasta que Lionel Messi terminó de aprenderse el apodo de todos sus compañeros? Ahora es noche cerrada en el estadio Manoel Barradas, sede del popularísimo Esporte Clube Vitoria, cuando el capitán de la selección argentina habilita a Guido Rodríguez, que remata en dirección a un arco en miniatura, pero la pelota se va afuera: los otros ocho compañeros lo lamentan, y vuelven a intentarlo. Del otro lado de la línea del medio de la cancha hay otro arquito y otros diez jugadores que meten más goles, ganan el desafío y se mofan al grito de "¡dale, campeón!". El calentamiento termina, al final todos se ríen y la práctica sigue; la primera escena, al cabo, retrata el nuevo mapa de la selección, un espacio de convivencia entre la reducida vieja guardia y un batallón de nuevos jugadores: doce de los que están aquí, más de la mitad del plantel, no llegan aún a sus primeros diez partidos en la selección.

La conexión Messi-Rodríguez es nueva: el volante de 25 años, que juega en América, de México, tuvo el viernes ante Nicaragua su tercera actuación con esta camiseta, mientras Messi llegaba a 130. Un abismo dice todavía más que esas cifras: si Messi, el de los cuatro mundiales, disputará desde el sábado su quinta Copa América, Rodríguez (1,84 metro, surgido en River) cuenta 22 minutos perdidos en la primera convocatoria de la era Sampaoli, el partido completo contra Marruecos en el amistoso de marzo y otros 56 minutos el viernes en San Juan. Con ese bagaje asoma como el nuevo 5 titular, un lugar que hace un año, en Rusia, ocupó quien más presencias tiene en la historia de la selección: Mascherano, que se despidió después de su partido 147.

Vuelve a llover en Salvador, por octava vez en el día. En su segunda jornada completa aquí, el plantel ya sabe que siempre es así: llueve y para, llueve y sale el sol, llueve y el higrómetro, como ahora, señala que la humedad trepa al 84%. Pero la lluvia, que el lunes castigó con fuerza un tramo de la práctica, no detiene a Lionel Scaloni, que hace el reparto de pecheras para realizar otro ejercicio. Los diez que se quedan sin ponerse esa musculosa verde son los que, en principio, serán titulares el sábado contra Colombia. De ellos, hay tres que cumplen con la regla del -10: Renzo Saravia (4 partidos), Germán Pezzella (7) y el caso mencionado de Rodríguez. A ellos hay que sumar a uno que se mueve en otro sector: Franco Armani, el elegido por Scaloni, que tiene apenas cinco presencias. Los otros ocho, suplentes en principio, son Esteban Andrada (1), Agustín Marchesín (4), Milton Casco (2), Juan Foyth (3), Guido Pizarro (3), Lautaro Martínez (7), Matías Suárez (3) y Rodrigo De Paul (5). Sumados, estos 12 futbolistas acumulan 47 partidos en la selección: si se multiplicaran por dos no alcanzarían los 97 que tiene Ángel Di María, por ejemplo.

Hace tiempo, el técnico admitió que le habría gustado que la demorada renovación del plantel hubiera sido paulatina. Su mérito, a esta altura, fue haberse animado a gestionar el cambio de todas maneras, al punto de haber realizado casi todo el recorrido previo a la Copa América sin Messi, Agüero y Di María en el plantel. Iniciático también él, Scaloni no dudó en ir a fondo, quizás porque siente empatía con esos a los que también se los mira con una atención especial. Se sabe tan a prueba como aquellos -o más- con los que Messi aprende a familiarizarse cada día.

Un ejercicio de la segunda práctica en Salvador de Bahía; el seleccionado es un grupo dispar en cuanto a experiencia.
Un ejercicio de la segunda práctica en Salvador de Bahía; el seleccionado es un grupo dispar en cuanto a experiencia. Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

En los dos últimos mundiales, la Argentina ostentó el mayor promedio de edad de los 32 planteles; en esta Copa baja ese índice a 27 años y cuatro meses respecto de los 29 años y siete meses de los que fueron a Rusia un año atrás. Así, los mayores de 30 son minoría entre los que elongan sus músculos al final del segundo entrenamiento en la cancha de Vitoria: Armani (32), Marchesín (31), Otamendi (31), Casco (31), Messi (31), Agüero (31), Di María (31) y Suárez (31). Un dato más: por su lesión, Exequiel Palacios (20) le dejó el lugar de futbolista más joven de los 23 convocados a Foyth (21). Su reemplazante, Pizarro, subió el promedio: tiene 29.

¿Qué saldrá de esa mixtura? En principio, que por primera vez en más de una década la Argentina no sea mirada por los rivales como un candidato sellado a fuego. Si Brasil, a pesar de todo lo malo que ocurre alrededor de Neymar, es el que figura en los más alto de ese ranking, ni siquiera el factor Messi alcanza para que la selección aparezca como el gran enemigo. Algo de eso se huele a 15 minutos del lugar donde ya los utileros recogen las pelotas: en las entrañas de la concentración de la selección colombiana intuyen que el sábado tendrán una oportunidad infrecuente ante el cuco de siempre. Si la selección lleva ocho partidos sin perder contra Colombia -la mayor racha histórica antre ambos-, el plantel de Carlos Queiroz asume que esta vez no hará el papel de partenaire en el estadio Arena Fonte Nova. "No va a ser fácil elegir a los titulares, están todos en un gran nivel", se animó hace dos días el entrenador portugués.

Se sabe: la experiencia se hace andando. Algo que tiene bien aprendido esta selección -10, la que buscará sacarle tajada a esa desconfianza. Y darle la vuelta a ese número en un viaje que sueña termine el 7 de julio en el Maracaná.

Tobar, el árbitro en el debut

El juez chileno Roberto Tobar dirigirá a la selección en su debut en la Copa América, el próximo sábado, ante Colombia, en Salvador. Un juez conocido en la Argentina: dirigió la ida entre Boca 2 vs. River 2, en la Bombonera, por la final de la Libertadores 2018, y más recientemente, estuvo en la consagración de River en el 3-0 sobre Paranaense, por la Recopa Sudamericana. El encargado del VAR será su compatriota Julio Bascuñán. Por otro lado, Néstor Pitana dirigirá el choque inaugural, este viernes, entre Brasil y Bolivia, en el estadio Morumbí de San Pablo, desde las 21.30 y por el Grupo A del certamen. El misionero, de 43 años, ya dirigió en la Copa América 2015, en Chile, y se destacó en la copas del mundo Brasil 2014 y Rusia 2018. El año pasado, controló la final entre Francia y Croacia.

Por: Andrés Eliceche