"López Obrador tiene el deber moral de exigir a Trump que detenga las redadas contra los migrantes"

El especialista Jorge Santibáñez criticó al Gobierno por sólo destinar un millón de dólares para apoyar a los mexicanos indocumentados. "Le interesa más el comercio que las personas", sentenció.

"López Obrador tiene el deber moral de exigir a Trump que detenga las redadas contra los migrantes"

 El presidente Donald Trump confirmó que la agencia de inmigración (ICE) iniciará este domingo las redadas contra migrantes indocumentados en territorio estadounidense. La administración republicana tiene en la mira a por lo menos 2 mil inmigrantes con órdenes de deportación.

"Empieza el domingo y ICE va a sacar a la gente y los van a mandar de regreso a sus países o van a sacar a los criminales, meterlos a prisión, o ponerlos en prisión en los países de donde vienen", dijo a la prensa el presidente cuando salía de la Casa Blanca. "Estamos concentrados en los criminales lo más que podemos, los estamos sacando por los miles", remarcó.

LPO habló con el doctor Jorge Santibáñez, exdirector del Colegio de la Frontera Norte y director del Mexa Institute, quien aseguró que el gobierno de López Obrador está haciendo un papel desafortunado: "Cuando hubo una amenaza arancelaria México mando cuatro secretarios de estado el mismo día, y ahora que hay amenaza de deportaciones contra mexicanos, México dice a los consulados híjole hay que ayudar, y liberan un fondo de apoyo de apenas un millón de dólares. Es una vergüenza".

El especialista señaló que, mientras a El Salvador le dan 30 millones de dólares para enfrentar el tema migratorio, "para los mexicanos en EU, que envían 33 mil millones de dólares al año en remesas, México destina un millón de dólares cuando ayer el presidente López Obrador dijo que se habían ahorrado 1.300 millones de pesos".

Al Gobierno de AMLO le interesa mucho mas el comercio que la gente; que no vuelvan a decir que no son neoliberales cuando priorizan el comercio sobre las personas

Santibáñez calificó la respuesta de la administración como "ofensiva", y dijo que demostraba que "le interesa mucho mas el comercio que la gente; que no vuelvan a decir que no son neoliberales cuando priorizan el comercio sobre las personas".

El viernes el vicepresidente Mike Pence viajó a uno de los centros de detenciones de migrantes en McAllen, Texas, después de semanas de denuncias por las terribles condiciones en las que mantienen a los detenidos. De acuerdo con un reporte del pool de reporteros que lo acompañaba, presenciaron una celda donde alrededor de 400 hombres permanecían detenidos en una situación deplorable.

"Van por quienes tengan ya órdenes de deportación, que ya pasaron por algún proceso legal. ICE llega y pregunta por fulano y si sale fulano, se lo llevan y lo deportan"

"Las jaulas estaban tan llenas que hubiera sido imposible que todos los hombres se acostaran en el concreto", describieron los reporteros. Dijeron que el calor era insoportable y emanaba un olor muy intenso y desagradable. "No tenían colchones ni almohadas - algunos dormían en el concreto".

Aseguraron que, cuando vieron a los miembros de la prensa llegar, los inmigrantes gritaron desesperados, asegurando que llevaban más de 40 días en detención, sin acceso a higiene básica. El Servicio Secreto rápidamente sacó a los periodistas del lugar. Pence entró y estuvo alrededor de 90 segundos. A su salida declaró que no estaba sorprendido por lo que presenció, "sabía que iba a ver un sistema que está rebasado".

Santibáñez dijo que, a pesar de las amenazas, "el efecto de los operativo es sobre todo mediático". Dijo que las agencias migratorias "no pueden detener a decenas de miles; no tiene esa capacidad. En realidad no son redadas en centros de trabajo. Va a pasar que aquellos que tengan órdenes de deportación, que ya pasaron por algún proceso legal, ICE llega y pregunta por fulano y si sale fulano, se lo llevan y lo deportan".

Trump habla con efectivos de la Border Patrol durante una visita a la base de McAllen en Texas.

Alertó también que no han dicho a dónde los van a deportar: "Seguro a la frontera México-Estados Unidos, y ese va a ser otro problema", dijo.

"México por lo menos podría hacer algo similar a lo que hicieron con los aranceles", continuó el especialista en temas migratorio. "Debería decirle a Trump que suspenda las redadas, en aras de la colaboración que tienen en temas migratorios y arancelarios".

La nueva política migratoria de la 4T le da a López Obrador "toda la autoridad moral para solicitar esto a Trump". Además, aseguró Santibáñez, "todos los otros discursos de la política interna se cayeron en esa negociación para detener los aranceles. Decirles a los consulados prepárense y adviertan... es un insulto".

Hay poco más de cuatro millones de indocumentados mexicanos en Estados Unidos, los consulados no van a ser suficientes para atender su situación. La gente va a vivir con miedo, van a faltar al trabajo y no van a denunciar abusos o crímenes por miedo a que los deporten.

Santibáñez destacó "la labor excepcional de los consulados, cuando conoces lo que hacen acercándose a las comunidades es digno de reconocimiento", pero reconoció que era insuficiente.

"Son poco mas de cuatro millones de mexicanos indocumentados en Estados Unidos, los consulados no van a ser suficientes. La gente va a vivir con miedo, va a faltar a trabajar, no van a denunciar crímenes o abuso por miedo a la deportación. No van a ir al médico, los niños no van a ir a la escuela. Se le está pegando al eslabón más débil. Los migrantes son las víctimas. No los delincuentes. Son víctimas de sistemas migratorios que no funcionan, de campañas electorales que los utilizan. No los estamos tratando como víctimas", alertó.

"México debería hacer muchísimo mas. Si estamos contribuyendo a su agenda, que ellos contribuyan a la nuestra. El presidente López Obrador, con su colaboración tan amplia en el tema migratorio, tendría el deber moral de ver mas por los mexicanos en Estados Unidos", insistió el especialista.