Las razones detrás de la mayor huelga de transporte en 12 años en Francia

Los trabajadores paralizaron el metro, tranvía y autobuses de la capital francesa para protestar contra la reforma del sistema de pensiones por reparto

Las razones detrás de la mayor huelga de transporte en 12 años en Francia

Los trabajadores del servicio de transporte público paralizaron este viernes el metro, tranvía y autobuses de la capital francesa para protestar contra la reforma del sistema de pensiones por reparto. La modificación prevista pone fin a los 42 regímenes especiales.

Francia vive este viernes la huelga más importante desde octubre de 2007 contra el gobierno de Nicolas Sarkozy, que retrasó la edad de jubilación de funcionarios públicos. En París, 10 de las 14 líneas de metro se encontraban cerradas este 13 de septiembre y el resto funcionaba parcialmente, mientras que los tranvías, autobuses y trenes que conectan la capital con los suburbios se encontraban afectados por el paro.

Una estación cerrada (REUTERS/Christian Hartmann)
Una estación cerrada (REUTERS/Christian Hartmann)
Una persona anda en bicicleta ante el paro de transporte (REUTERS/Christian Hartmann)
Una persona anda en bicicleta ante el paro de transporte (REUTERS/Christian Hartmann)

El motivo de esta gran movilización: el plan del presidente Emmanuel Macron de reemplazar el sistema actual de jubilación de reparto en el que conviven 42 regímenes distintos por uno universal.

Entre quienes gozan de un sistema excepcional figuran los empleados del transporte público de París. Con el cambio impulsado por Macron, los trabajadores del metro de la capital francesa, así como los empleados de otras profesiones que desempeñan labores consideradas difíciles o peligrosas, perderían los beneficios asociados a sus regímenes especiales, que actualmente les permite, por ejemplo, jubilarse antes que los demás franceses.

El auditor del Estado francés, el Tribunal de Cuentas, afirma que la edad media de jubilación de los trabajadores de la RATP en 2017 era de 55,7 años, frente a los 63 años de la mayoría de los trabajadores franceses.

Pasajeros en un anden (REUTERS/Christian Hartmann)
Pasajeros en un anden (REUTERS/Christian Hartmann)
Una estación cerrada (REUTERS/Christian Hartmann)
Una estación cerrada (REUTERS/Christian Hartmann)

Para el gobierno francés, es injustificable que un chofer de autobús de París se jubile antes que uno de otra parte del país. Los sindicatos en cambio hacen valer las condiciones excepcionales de ciertas labores insalubres y horarios tardíos, así como el hecho de que los empleados firmaron un contrato en el que figuraban estas ventajas.

Estos regímenes "no son una ventaja, sino un derecho", sostuvo el jueves Philippe Martinez, secretario general de la CGT, uno de los principales sindicatos de Francia, para quien esta movilización es una muestra del "descontento en el país".

La huelga es el inicio de un largo pulso, ya que el gobierno recién prevé llevar al Parlamento su reforma dentro de nueve meses. El jueves, el gobierno quiso poner paños fríos en un debate que se anuncia áspero. "Nos tomaremos todo el tiempo necesario" para abordar la reforma de las jubilaciones, antes de un voto previsto en 2020, indicó el primer ministro, Édouard Philippe.

(Con información de RFI)