"Las grandes ciudades como Buenos Aires necesitan un poco de aspereza"

El alcalde de Helsinki explica como es gobernar una de las ciudades con mayor desarrollo humano del mundo.

"Las grandes ciudades como Buenos Aires necesitan un poco de aspereza"

"Sabía que era la ciudad más europea de América Latina, con muy linda arquitectura y una manera de vivir muy relajada. Pero lo que me sorprendió realmente es que es una ciudad muy limpia, es una buena combinación", señala Jan Vapaavuori, el alcalde de Helsinki, la ciudad que es emblema de un país que tiene los mejores índices de desarrollo humano en el mundo. "Una buena ciudad consiste en una estructura que funcione bien, características originales y un poco de aspereza; y en Buenos Aires tienen todo eso", afirma el alcalde nórdico que llegó participó del Urban 20, una especie de G20 de las ciudades.

"En Helsinki no tenemos su carne, el fútbol y el tango no son tan buenos y el clima es algo más desafiante. Pero más allá de eso veo muchas similitudes", reflexiona Vapaavuori.

En esta parte del mundo se ve a los países nórdicos como una especie de mito en dónde todo es perfecto, ¿cómo funcionan allí la salud y la educación?

Tenemos la misión de ser la ciudad con mejor funcionamiento en el mundo. Creemos que necesitamos tener un enfoque integral y considerar todas las opciones y que todas las cuestiones importan.

Hay ciudades donde la arquitectura o las vida nocturna es hermosa y la salud no funciona. Eso no sirve. Somos un pequeño país, con poca población, sin recursos naturales y por eso pensamos que nuestro mejor recurso es la gente, por eso pusimos mucho énfasis en educar a la gente. La mayor parte de nuestro suceso está basado en la educación y en el hecho de que no sólo educamos a la élite, sino a todos. Y esa es tal vez la enfermedad detrás de nuestra felicidad.

¿A qué se refiere?

Sabemos que, si algo grave pasa, la ciudad va a cuidar de vos, alguien va a ocuparse. Las personas entienden que el mundo está cambiando pero que conseguirán mejores trabajos si están bien formados. Si mirás los estudios sobre globalización, en los países nórdicos la gente tiene menos miedo a la globalización porque confía en su nivel de educación.

¿Qué hace Helsinki con sus residuos?

Hubo muchos paradigmas en los últimos 20 años. Al principio decíamos que "la basura es basura" y por eso había que tirarla en algún lado y ya. Después entendimos que puede ser un recurso y por eso comenzamos a quemarla y obtener energía. Ahora entendemos que es muy valiosa para quemarla e intentamos reciclarla y reutilizar todas las partes que sean reutilizables. Aquello que no sirve lo quemamos. Así contribuímos con el círculo de la economía. Realmente es muy poca la basura que se quema.

En Argentina y en particular en Buenos Aires el consumo energético es un problema. ¿Qué sucede en Helsinki?

También es un gran problema. Hay múltiples motivos que nos llevan a consumir gran cantidad de energía, el primero es que si tenés un alto estándar de vida también tenés un alto consumo energético. El otro es que tenemos un clima muy desafiante y por eso la época de calefaccionamiento es muy larga. Además la industria consume mucha energía. Estamos entre los países del mundo que consume más energía por habitante, pero es no es tan complicado si consumimos en una forma renovable y sustentable.

¿Qué porcentaje de energía es renovable?

Estamos entre los países líderes en el mundo. Cerca del 40% de la energía que usamos es renovables. Todavía nos queda un largo camino para recorrer pero estamos muy adelantados.

¿Cuál es la meta para los próximos años?

Para 2035 pretendemos ser "carboneutrales", no dejar ninguna huella de carbono. Eso implica recortar las emisiones de carbono un 80% y compensar el 20% restante plantando árboles en alguna parte del mundo. Llegar a ese 80% depende en gran medida de aumentar la eficiencia energética, de volver eléctrico el parque automotor. No tenemos una meta exacta para energías renovables pero sí para alcanzar la carboneutralidad.

La seguridad es una cuestión que los ciudadanos y los políticos miran con especial atención. Finlandia y Helsinki figuran entre los más seguros del mundo. ¿Cuál es la fórmula?

Tenemos accidentes de tráfico y asesinatos pero menos que en otros países. Es cuestión de un enfoque sistemático. Prestamos atención a todos los ángulos de la seguridad, porque nunca es una sola causa, hay muchas cosas.

¿Cuál es la importancia del subte en el sistema de transporte de Helsinki?

Es importante pero no crucial. Helsinki es una ciudad no tan grande, así que no es comercialmente sustentable construir un gran sistema de subtes. Combinamos subte, bus y tren y tenemos uno de los mejores sistemas de transporte público del mundo, donde el 70% de las personas usan transporte público. También intentamos que la gente se vuelque a las bicicletas o camine, pero como decía es un enfoque integral.

¿Cuál es el mayor desafío para Helsinki para los próximos años?

Manejar el enorme crecimiento que tiene la ciudad y como lograr que sea sustentable, tanto del punto de vista ecológico como social. Sabemos que cuando los ciudades crecen también los problemas son más grandes.

¿Cuál es el principal ingreso de Helsinki?

No tenemos un ingreso principal. Si tuviera que categorizarlo diría servicios de negocios, como bancos o aseguradoras, consultoría, diferentes tipos de negocios. Nos parece bueno no depender exclusivamente de un sector. Nuestra industria funciona, un buen ecosistema de startups y un número creciente de turistas.

¿Cuán importante es el problema de la vivienda en Helsinki?

Es importante pero no tanto como en otros países. Cada vez hay más gente que se muda a la ciudad y resulta complicado encontrar lugares con precios accesibles.

¿Encontraron alguna solución?

Ninguna demasiado buena. Decidimos que no queremos tener ghettos o villas en la ciudad pero la otra parte es que incluso la casa más barata tiene que ser un buen lugar. Entonces ya no es tan barata: no podés tener las dos. Pero creemos que tener villas miseria sería peor.

La provincia de Buenos Aires genera una gran cantidad recursos para la Argentina pero no recibe una cantidad de dinero similar. Usted fue Ministro de Economía, ¿cómo funciona eso en Finlandia?

Funciona igual, pagamos mucho más al resto del país de lo que recibimos del estado. Pero creo que es normal dentro de algunos límites. La capital tiene algunas responsabilidades ante al resto del país, pero no es una cuestión simple, hay tensiones entre la capital y el resto del países de forma permanente.

Disertó en un panel que analizaba el futuro del trabajo, ¿cómo se preparan en Finlandia?

No creo que uno pueda prepararse para los cambios. Sabemos que el mundo está cambiando, pero no sabemos cómo. Podés saber para el próximo año, pero no para los próximos 10 o 20. Necesitás educar a la gente de la mejor forma posible. Ingresé a la vida laboral antes de Internet, antes de los celulares, Google y Facebook y me las arreglé. La gente siempre se adapta, pero cuánto mejor educados, más rápido sucede.