La verdadera denuncia de Etchebest: apuntó a la causa cuadernos y admitió vínculos con los K

El empresario que denunció al falso abogado D'Alessio y al fiscal Stornelli usó los mismos argumentos que en su momento utilizó Cristina.

La verdadera denuncia de Etchebest: apuntó a la causa cuadernos y admitió vínculos con los K

Hay personas que son fraudulenta e ilegalmente involucradas en la causa “Cuadernos”, con el solo objeto de que los funcionarios judiciales que intervienen en la misma se enriquezcan.

La denuncia por extorsión que Pedro Etchebest radicó contra de Marcelo D’Alessio y el fiscal de esa causa, Carlos Stornelli, debe tramitarse en en el juzgado de Dolores, de Alejo Ramos Padilla. Si el caso pasara a los tribunales de Comodoro Py, se podrían destruir pruebas esenciales, y la vida del denunciante correría peligro.

La investigación de Ramos Padilla podía identificar a más responsables del Poder Judicial involucrados en el cobro de extorsiones que sufrieron otros posibles sospechosos.

Esos párrafos podrían ser un resumen del concepto que tienen del “Caso D’Alessio” la senadora Cristina Fernández de Kirchner. El propio juez de la causa, Alejo Ramos Padilla, que así lo expresó en la Cámara de Diputados.

Y son las mismas acusaciones públicas contra la causa “Cuadernos” hechas por los principales voceros de la familia Kirchner.

Lo llamativo es que los párrafos con los que se empieza esta nota son copias casi textuales, más resumidas, de la primera denuncia escrita que presentó en el juzgado de Dolores el denunciante Pedro Etchebest, quien acusó en ese mismo escrito de extorsión no solo a su ex amigo, el singular Marcelo D’Alessio, si no también al fiscal Carlos Stornelli y al juez Claudio Bonadio.

El denunciante afirmó que con sus pruebas quedaba demostrado que D’Alessio le pidió dinero en nombre de Stornelli, y también para Bonadio, para que a cambio él recibiera inmunidad en el expediente del caso de corrupción más trascendente al menos desde el retorno de la democracia hasta hoy.

¿Los argumentos de Etchebest dieron impulso a las denuncias posteriores del kirchnerismo para generar sospechas sobre la causa “Cuadernos”, a la que sumó también una embestida en contra de periodistas y de otros miembros del Poder Judicial, y legisladores?

¿O Etchebest tiene vínculos con dirigentes del anterior gobierno y radicó su denuncia en Dolores para generar el contexto perfecto para darle credibilidad a esas acusaciones K?

Gracias a fuentes ligadas a la investigación de Dolores, Clarín accedió a parte de ese expediente, de alto impacto político y judicial.

La declaración de Etchebest es muy llamativa, errática y hasta contradictoria.

Es solo una descripción de lo que se interpreta con una simple lectura de sus dichos.

Y, al menos por ahora, no una acusación que lo incrimine en una denuncia de la existencia de red ilícita integrada por personas de diferentes ámbitos de poder.

Los hechos son los hechos: Etchebest no dijo la verdad en los medios sobre quién es y a qué se dedicaba; eludió contar en público su amistad con un ex comisario de la Policía Bonaerense, que está preso por orden de Ramos Padilla, quien sospecha de él, por dichos de D’Alessio, de haber sido el ideólogo de la extorsión que sufrió el denunciante.

Ante los medios dijo que no tenía vínculos con la dirigencia K. En la Justicia declaró lo contrario. Basta con leer su primer declaración testimonial en el caso Dolores para notarlo.

Ante el juez Ramos Padilla y el fiscal del caso “D’Alessio”, Juan Pablo Curi, Etchebest admitió que él trabajó en una oficina de alquiler de Puerto Madero con el ex comisario y ex agente de la AFI hasta diciembre del 2017, Ricardo Boloniuk.

Etchebest le confirmó al diario La Nación una información que había sido anticipada por Clarín, y que su abogada, Natalia Salvo, le negó a este diario: durante el Gobierno K, él solía presentarse ante terceros como “Pedro Rodríguez”, aunque afirmó que ése era su segundo apellido.

Es falso. Pedro Etchebest se llama Pedro Etchebest. Así figura en los registros públicos. Quien se apellidaba “Rodríguez” era su madre, ya fallecida, llamada Francisca.

Clarín ya consignó que “Pedrito Rodríguez” trabajaba junto a Boloniuk y también en la misma oficina que el ex comisario detenido por Ramos Padilla, Aníbal Degastaldi. Allí conoció a Marcelo D’Alessio.

Y que tuvo contactos laborales con quien sería, siempre según su versión, su posible verdugo judicial, el ex funcionario K Juan Manuel Campillo.

Clarín pudo saber, de acuerdo a tres fuentes que conocen a Etchebest, que fue él quien le propuso a Boloniuk y a Degastaldi compartir una oficina juntos en Madero Bussines Center. Antes atendía en el bar del hotel Panamericano.

Varias fuentes que lo trataron confirmaron que se hacía llamar “Rodríguez” y que su verdadero trabajo era realizar gestiones para liberar declaraciones juradas para importar durante el cepo al dólar en la era K, un negocio millonario para empresarios que debían traer productor del exterior para sus industrias.

Textuales de Etchebest de su declaración en el juzgado de Dolores: “Cuando yo lo conozco a D’Alessio, mi amigo Ricardo Boloniuk, tenía relación con quien trabajaba con D’Alessio, de quien no recuerdo el nombre. Yo no tenía relación ni buena ni mala, normal. Esa relación culminó en el 2015”.

De nuevo: Etchebest describe a Boloniuk como “mi amigo”.

Ramos Padilla considera que ese ex comisario planeó la extorsión que sufrió el empresario. Por eso ordenó su detención, igual que la del ex comisario y amigo de ambos, Degastaldi.

Etchebest contó también ante Ramos Padilla que trabajaba haciendo trámites para la AFIP y la Secretaría de Comercio Interior, de Guillermo Moreno primero, y luego a cargo de Augusto Costa.

Se describió como un simple gestor: “Yo trabajaba como autónomo, por mi cuenta, realizado diversas gestiones…” .Y especificó sus otros trabajos, entre los que mencionó la compra y venta de productos del agro: dijo que se ganaba la vida “haciendo gestiones en el Estado, inscripciones en la AFIP, bajas, altas, en la Secretaría de Comercio Interior. Son actividades que no son muy remunerativas pero es una manera de sobrevivir”.

Clarín ratifica la información ya publicada sobre Etchebest: él se presentaba ante empresarios de relevancia que necesitaban conseguir permisos de importación, despejar deudas ante la AFIP, u obtener permisos para exportar materia agrícola durante la era K.

Podrían dar fe de estos actos varios abogados, empresarios del rubro automotor, u otros vinculadas a la industria de los minerales de coloración.

Etchebest le confirmó a Ramos Padilla y al fiscal Curi, aunque con contradicciones, cómo conoció y cómo trabajó con Juan Manuel Campillo, un funcionario de total confianza de los Kirchner. Primero le dijo a la Justicia que lo había conocido a fines del “2016, o principios del 2017… Me lo presenta un amigo en común, pero nunca antes…”.

Y agregó un dato que después desdijo: “Es decir, cuando era funcionario público yo no conocía que existía”.

Palabras de Etchebest en la misma declaración ante Ramos Padilla: dijo que a Campillo “yo lo veía muy rara vez. Eran ocasiones en las que él me pedía consejos relacionados con mi actividad. Porque él es muy idóneo en materia técnica jurídica-impositiva. Él me consultaba a mí y a él”.

Y afirmó: “Antes del 2017 no lo conocía ni en una foto”.

Pero en otro tramo de su declaración, el propio Etchebest contó que cuando conoció a Campillo, éste último era “un hombre muy público, muy conocido”.

¿Campillo, un experto en finanzas le pedía consejos a Etchebest, quien dijo ser solo un gestor para “inscribir” a personas ante la AFIP?

Etchebest había ocultado de su pasado relacionado al funcionariado K.

Clarín pudo saber, de acuerdo a documentación pública, que Etchebest es un empresario con buen pasar económico. Invirtió varios millones de dólares en propiedades y empresas en los Estados Unidos que hoy manejan sus hijos.

El periodista Andrés Ballestero demostró, con papeles oficiales que ahora constan en un expediente judicial sobre esta historia, que Etchebest fue designado presidente de la sociedad Tierras de los Andes SA el 19 de diciembre del 2018.

Esa empresa es dueña de un campo de 260 mil hectáreas en San Juan.

La familia Etchebest buscó inversores en China porque por en su campo podría construirse un túnel que uniría a Argentina con Chile.

¿Qué piensa Etchebest de D’Alessio y de todo lo que le dijo para intimidarlo?

Textual de su declaración ante Ramos Padilla respecto a lo que habló con el falso abogado en un viaje en camioneta: "Hay un 90 % de mentira de lo que él habla, que es para coaccionarme. Y hay un 10 % de cosas verdaderas”. Sic.