La patada voladora criminal que sufrió un jugador de Talleres

Everton, de San Pablo, fue expulsado por una plancha tremenda a Enzo Díaz.

La patada voladora criminal que sufrió un jugador de Talleres

Faltaban 10 minutos para que terminara el partido y, para ese entonces, San Pablo era en descontrol. Sin juego, sin rumbo y con la serie que se le escurría de las manos. Del otro lado, Talleres, de enorme actuación en el Morumbí empezaba a sentirse clasificado

Pero más allá de fútbol hubo un condimento extra, más habitual de otra época de la Copa Libertadores y fue el arbitraje claramente localista del juez ecuatoriano Roddy Zambrano.

Al juez, que decidió dejar pasar infracciones de todo tipo de los locales en el primer tiempo y que tampoco cobró un penal muy claro a Sebastián Palacios, no le quedó otra alternativa que expulsar a Everton por una patada criminal al lateral izquierdo de la T, Enzo Díaz.

En una disputa de un balón detenido en el círculo central el mediocampista del equipo local, que ya había sido amonestado fue a buscar la pelota que volaba por el aire con la pierna levantada. Y en el cruce con Díaz extendió la suela. El resultado fue un planchazo criminal que dejó sangrando al jugador argentino.

La preocupación de los jugadores de Talleres ante la patada sufrida por Enzo Díaz.            REUTERS

La preocupación de los jugadores de Talleres ante la patada sufrida por Enzo Díaz. REUTERS

En un principio dio la sensación de que Zambrano no iba a sacar tarjeta, pero ante el reclamo generalizado de los hombres de Talleres y al ver cómo salía sangre del rostro de Díaz, el juez sacó la roja de su bolsillo.

Con mucha autoridad, Talleres consiguió en el Morumbi empatar 0-0 y así sostuvo la ventaja 2-0 que había conseguido en Córdoba. El equipo de Vojvoda avanzó a la tercera fase de la Libertadores en la que enfrentará a Palestino de Chile.

Y si la T logra superar a los chilenos accederá a su primer gran objetivo: meterse en la fase de Grupos donde lo esperan River, Internacional de Porto Alegre y Alianza Lima.