La numerosa comitiva que la Argentina envió a la cumbre mundial del trabajo en Ginebra

Funcionarios, empresarios y sindicalistas asisten a la 108° cumbre de la OIT

La numerosa comitiva que la Argentina envió a la cumbre mundial del trabajo en Ginebra

El año pasado, en tiempos en que desde el Gobierno se imponía una retórica de austeridad y recorte de gastos, el ya extinguido ministerio de Trabajo, por entonces a cargo de Jorge Triaca , avaló una comitiva oficial de 47 personas para asistir a la Conferencia Internacional del Trabajo, que se realiza todos los años en Ginebra. Este año, no fue la excepción y la delegación superó los 50 asistentes. Es más, se acercó a los 100 si es que se cuentan a los 30 jueces laborales que viajaron para participar de la cumbre, que se desarrolla desde el 10 al 21 del actual.

La acreditación de la comitiva corrió por cuenta del ministerio de Trabajo y Producción, que encabeza Dante Sica. No así los gastos.

"El Estado se hace cargo únicamente de los viáticos de seis personas: cuatro por el sector trabajador (dos de la CGT y dos de la CTA) y dos empresarios, de la UIA. El resto de los gastos corre por cuenta de cada uno", explicaron a LA NACION desde la cartera laboral. Por el Estado, viajaron 11 funcionarios, incluidos el ministro Sica, que expondrá el martes próximo.

Desde Ginebra, se divulgó hoy la foto de la comitiva argentina, en la que se destacan el secretario de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio, rodeado de empresarios y sindicalistas. El referente argentino por parte de los empresarios es Daniel Funes de Rioja, mientras que por los trabajadores es Gerardo Martínez, el jefe de la Uocra.

A propósito, fue hoy el turno de Martínez de exponer ante las 187 delegaciones de los otros países que integran la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Martínez reclamó "urgentes medidas para atender la situación económico-social con inflación, desempleo, continua pérdida de puestos de trabajo, caída de los salarios y del poder adquisitivo, cierre de empresas y aumento de la pobreza".

Y añadió: "La realidad del país exige sostener el empleo, recuperar el poder adquisitivo de los salarios, reducir los índices de inflación, mejorar los ingresos de jubilados y pensionados y recrear el mercado interno y el desarrollo productivo".

El gremialista criticó, además, al Fondo Monetario Internacional (FMI): "La Argentina está en las garras de las famosas recetas de ajuste del Fondo Monetario Internacional, que jamás consideran el crecimiento".

Lo escuchaban desde la primera fila Aparicio y Funes de Rioja.