La angustia de Carmen Barbieri por el delicado estado de Santiago Bal: "No le voy a decir nunca que se vaya"

Carmen Barbieri se refirió al complicado momento de salud que atraviesa su exmarido, Santiago Bal

La angustia de Carmen Barbieri por el delicado estado de Santiago Bal: "No le voy a decir nunca que se vaya"

"Mamá, vení a ver a papá. Tiene que ser hoy", le dijo Federico Bal a Carmen Barbieri. Y ella acudió rápidamente al sanatorio donde Santiago Bal permanece en terapia intensiva, en coma inducido, con fallas multiorgánicas, sin mejoría y con pronóstico reservado, según reza el último parte médico.

"Ayer estuve muchas horas en el IMAC y hablé con el director, pero no entré a ver a Santiago. No lo quería ver así, pero Fede me llamó para pedirme que viniera hoy. Y aquí estoy. Esta mañana estuvieron sus tres hijos y le hablaron, porque creen que él los escucha aunque esté en coma inducido. Pueden ser horas, días", contó la actriz muy angustiada, en Pamela a la tarde.

"Fede me pidió que no le dijera a Santiago que luche. Y no lo voy a hacer pero tampoco me voy a despedir. No le voy a decir nunca que se vaya, sino que lo espero y estoy a su lado", agregó. "Ayer no quise entrar porque me pone mal verlo intubado, escuchar el ruido de la máquina del respirador, que esté atado. Le dije al médico: por suerte respira. Y me contestó que no, que respira a través del respirador", dijo al borde de las lágrimas.

"Hoy vengo especialmente a verlo. Sé que está en estado crítico, que ninguno de sus órganos responden. Voy a decirle que siempre estoy, con palabras amorosas le digo que lo espero y que sus hijos están unidos, que estamos todos", aseguró Barbieri.

Carlos Monti, que se hizo cargo de la conducción debido a la ausencia de Pamela David, le marcó a la actriz que por fin Mariano, Fede y Julieta, se unieron alrededor de su papá. "Si, pero no los une el espanto sino un papá grave que ya no tiene fuerzas para luchar. Los une la tristeza, el perder un papá. A pesar de eso me dio alegría verlos abrazados a los tres. Estuve 26 años con Santiago y luché mucho por la unión de esos chicos. Los vi triste pero fuertes, unidos", finalizó.