Fernández: "Estamos frente a una bicicleta financiera como nunca habíamos visto"

El cantante, fiel simpatizante kirchnerista, pasa hoy la mayor parte de su tiempo en Madrid por consejo de sus médicos, debido a la "angustia" que le genera la actual situación del país. Sobre la corrupción kirchnerista, afirma que a Cristina hace años que "le vienen buscando millones y por ahora solo le encontraron los que tenía declarados ante la AFIP".

Fernández: "Estamos frente a una bicicleta financiera como nunca habíamos visto"

La vida y la actividad artística del cantante, actor y compositor de tangos Guillermo Fernández se divide entre la Argentina y España, su trampolín hacia varios países de Europa en los que acaba de brindar una treintena de conciertos. El niño prodigio que saltó a la fama cuando sólo tenía siete años y se presentó por primera vez en televisión, asegura no haber sufrido ningún trauma ni en su infancia ni en su adolescencia, ya que comenzó su prematura carrera de la mano de su padre, quien le dio amor y protección y lo acompañó para que pudiera hacer lo que más lo hacía feliz.

Es una prueba del talento innato. Aprendió a cantar antes que a hablar, cuando tenía poco más de un año y medio de vida. Rodeado de una familia de músicos, pudo ejercer su vocación con éxito y sin altibajos y con la pasión y la frescura que mantiene hoy, sin una sola señal de los 60 años que marcan su reloj.

Firme defensor del gobierno kirchnerista, aclara que no apoya "a nadie que haya robado", pero cree que la Justicia todavía no logró probar la larga lista de irregularidades que se atribuyen a Cristina Kirchner.

El gobierno de Mauricio Macri, a quien no sabe si definir como "saqueador o inepto", lo llevó a un punto de angustia que lo condujo a pasar más tiempo del esperado en Madrid. "Mi analista y mi médico me lo sugirieron, porque me vieron tan mal que dijeron que era mejor que me fuera por un tiempo".

En diálogo con 3Días, Fernández habla sobre sus inquietudes políticas y personales y su convicción de que los artistas deben comprometerse con el pueblo y no con el poder de turno.

Volviste hace poco al país. ¿Qué hiciste en el exterior?

-Estuve en Europa durante cuatro meses, en España y en otros países, donde hice varios conciertos. Allá me conocen mucho por el tango "Deseo", que yo compuse, y en cada ciudad a la que iba me pedían que lo cantara. Actué en Zurich, Amsterdam, Amberes, en shows, conciertos, milongas, algunas veces nos fue bien y otras no tanto. Si bien tengo un departamento en Madrid, porque también soy naturalizado español, me fui porque estaba muy angustiado por la situación del país.

¿Por qué te sentías angustiado?

-El motivo es el gobierno neoliberal que nos agarró. Mi trabajo había bajado un 70 por ciento, pero con el 30 que quedaba vivía bien, porque no soy un tipo acumulador, quiero vivir feliz y en paz, y desarrollar mis proyectos, pero el ministerio de Cultura que en el gobierno anterior era muy activo, ahora bajó la persiana, y con el retiro de subsidios en los teatros privados la actividad bajó un 60 por ciento.

¿Durante el gobierno anterior te iba mejor?

-Hacía viajes pero cortos, y me quedé aquí porque veía un Estado que te apoyaba, a la gente contenta, con plata para ir a ver espectáculos. Yo amo la Argentina, para que me vaya me tienen que despegar con agua caliente, pero cuando la gente está triste, los espectáculos que producís no funcionan, digo basta, porque vengo trabajando para vivir en el país que soñé, y ese país estaba y de repente se derrumbó todo.

¿Cómo viviste la estampida del dólar?

-Ese día me levanté, y cuando puse la pava al fuego, el dólar estaba a 31 pesos, cuando el agua se calentó subió a 33 y cuando me puse a tomar mate ya había alcanzado los 40 pesos. Así que dije "no voy a tomar más mate".

¿Por qué llegamos a esto?

-La verdad ya estoy perdido, no sé si este gobierno es saqueador o tiene una impericia total. Sí creo que estamos frente a una bicicleta financiera como nunca antes habíamos visto, en mis 60 años de vida. Pensá que en un día y medio unos diez tipos ganaron u$s 350 millones, una renta que en los Estados Unidos los principales empresarios consiguen en cuatro años. Es una falta de respeto a la gente pobre, a la clase media trabajadora. Y que todavía haya gente apostando a este gobierno me parece terrible.

¿Qué pensás de los casos de corrupción que se están investigando en torno a Cristina Kirchner y a sus ex funcionarios?

- Yo adhiero a un proyecto, no a un gobierno. Cuando estuve en la mesa de Mirtha Legrand, ella me dijo: "Ustedes los kirchneristas son obsecuentes", y yo le respondí que yo no apoyo a nadie que robe pero, en el caso de Cristina, hace diez años que le vienen buscando millones de dólares y lo único que le encontraron por ahora son los que tenía declarados ante la AFIP. Y a mí me parece que en el año 2018 no es tan fácil esconder la plata, de hecho un grupo de periodistas investigadores, del tipo progresista, en cuatro días encontraron no sé cuánta offshore de Macri. Y después con la bicicleta financiera unos pocos se enriquecen enormemente. No se puede tapar el sol con un cuaderno.

¿Incursionarías en la actividad política?

-Muchos me preguntan por qué no me dedico a eso, pero yo respondo que yo me estoy dedicando a la política, porque estoy cantando. Mi aporte lo hago como artista, porque creo que el artista debe tener un posicionamiento político, un artista es del pueblo. Yo no le voy a cantar a Marcos Peña, yo le canto a la gente que me sigue.

 

Una vocación marcada a fuego

 

A diferencia de la historia de Luis Miguel, difundida por la famosa miniserie, Guillermo Fernández disfrutó del acompañamiento de su padre desde sus inicios en el mundo del espectáculo. "Mi viejo era un genio, yo estuve en el mundo del tango compartiendo camarines con Goyeneche, Troilo en una época muy pesada", recuerda el cantante, quien así pudo quedar "a salvo" de la droga y el alcohol que corrían por las trastiendas.

"Nunca tuve traumas de niño prodigio porque siempre elegí yo lo que quería hacer", al punto, cuenta, que su madre estaba preocupada y lo llevó a ver a un neurólogo cuando tenía solo un año y ocho meses, porque al cantar pronunciaba las palabras a la perfección pero al hablar no lo lograba. "Su hijo aprendió primero a cantar", la tranquilizó el médico.

Guillermo Fernández está nominado a los premios ACE por el musical de Gardel, con música de Piazzolla, que ya el año pasado ganó varios premios Hugo. Y planea llevar ese espectáculo a Europa..