Estado Islámico se atribuye mortal ataque con cohetes contra la capital afgana

Estado Islámico se atribuye mortal ataque con cohetes contra la capital afgana

ISLAMABAD - Las autoridades en Afganistán dicen que unas dos docenas de granadas de mortero impactaron el centro de Kabul la madrugada del sábado, matando al menos a ocho personas e hiriendo a otras 31. 

El portavoz del Ministerio del Interior afgano, Tariq Arian, dijo que los cohetes que fueron disparados desde la parte trasera de dos vehículos se estrellaron contra diferentes partes de la capital. 

El grupo terrorista Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque, según SITE Intelligence Group, que rastrea la actividad en línea de las organizaciones yihadistas. Un portavoz del grupo insurgente talibán negó su participación. 

La embajada iraní en Kabul dijo que uno de los cohetes también aterrizó en su recinto. “Afortunadamente, no hubo víctimas y todo el personal de la Embajada se encuentra en buen estado de salud. #Afganistán ”, tuiteó la misión diplomática.

Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo en un comunicado que el jefe de la ONU "espera que las negociaciones de paz de Afganistán puedan lograr rápidamente una reducción del conflicto y el cese de los ataques para salvar vidas".

Añadió que "la próxima Conferencia Afganistán 2020 del 23 y 24 de noviembre, organizada conjuntamente por Afganistán, Finlandia y las Naciones Unidas, es una oportunidad para renovar los compromisos con el desarrollo pacífico y la prosperidad futura del país". 

A principios de este mes, tres hombres armados del Estado Islámico con chalecos suicidas irrumpieron en la Universidad de Kabul y mataron a 22 personas, en su mayoría estudiantes afganos. El embajador iraní también estaba presente dentro del campus en el momento del ataque, pero escapó ileso. 

El grupo terrorista Estado Islámico también se había hecho responsable de un ataque con cohetes similar en marzo que tuvo como objetivo la inauguración presidencial en Kabul. La violencia se produjo pocas horas antes de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se reuniera por separado el sábado con negociadores de los talibanes y el gobierno afgano en Doha, la capital de Qatar.

Los rivales afganos han estado involucrados en un diálogo de paz mediado por Estados Unidos desde principios de septiembre, pero el proceso está estancado por disputas relacionadas con el marco de trabajo. 

Pompeo se encuentra en una gira por siete países de Europa y Oriente Medio. El Departamento de Estado dijo el viernes que el jefe diplomático de Estados Unidos también verá a los líderes de Qatar en su escala en Doha, donde los talibanes mantienen su cargo político. 

El embajador interino de Estados Unidos en Kabul, Ross Wilson, condenó el ataque con cohetes. “Los afganos no deberían tener que vivir aterrorizados. Mi más sentido pésame a las víctimas y las familias de los muertos y heridos. … Estados Unidos continuará trabajando con nuestros socios afganos para prevenir tales ataques y hacer que sus perpetradores rindan cuentas”, tuiteó Wilson.

El bombardeo de cohetes del sábado sobre Kabul se produce en medio de un aumento reciente de la violencia en el campo de batalla entre las fuerzas de seguridad afganas y los insurgentes talibanes, que ha matado a innumerables combatientes de ambos lados y civiles solo en noviembre.