El otro efecto Pichetto: ahora el Gobierno permite que sus candidatos en las provincias compitan a nivel nacional

El senador incidió en el armado oficialista para otra marcha atrás. No habrá excepciones: Mario Negri podrá postularse en Córdoba

El otro efecto Pichetto: ahora el Gobierno permite que sus candidatos en las provincias compitan a nivel nacional

A Miguel Pichetto le gusta ir al grano. “¿Qué es esa estupidez?”, interrogó el flamante candidato a vicepresidente a Alfredo Cornejo y a Marcos Peña.

La pregunta del senador de Río Negro al jefe de Gabinete y al titular de la UCR fue casi retórica. Se refería a la prohibición que la UCR, el PRO y la Coalición Cívica habían acordado en enero para que los candidatos provinciales no pudieran competir en las nacionales.

“Las autoridades de los partidos fundadores de Cambiemos decidieron establecer que quienes sean candidatos a gobernador no podrán optar por competir en las elecciones nacionales”, afirmaba el comunicado.

Nadie entonces imaginaba a Pichetto en la boleta del Presidente ni a Alberto Fernández en la de Cristina Kirchner. El ex jefe de la bancada del FPV durante 12 años en sus primeras 48 horas irrumpió con fuerza en el armado oficial.

Como adelantó Clarín, había logrado levantar ese veto sobre Marcelo Orrego, que ahora encabezaría la lista para diputados nacionales de Juntos por el Cambio en San Juan. También contuvo al intendente de San Miguel de Tucumán, Gustavo Alfaro, que planeaba migrar hacia las filas del gobernador Juan Manzur luego de la pésima elección de Cambiemos del domingo pasado en esa provincia. También hubo contactos con el intendente de Tigre, Julio Zamora, a quien quiere tentar ante la amenaza de un acuerdo entre Sergio Massa y el kirchnerismo para bajarlo. “Es un pararrayos”, festejan sus nuevos fans en la Casa Rosada.

La foto del asado de bienvenida peronista de los macristas a Pichetto

La foto del asado de bienvenida peronista de los macristas a Pichetto

Pichetto logró derogar esa suerte de decreto interno del oficialismo con solo cuatro palabras: “¿Qué es esa estupidez?” Le molestaba particularmente que el oficialismo -por un principismo que ya no practica, además- dejara afuera de la discusión nacional a sus mejores cartas en las provincias.

Todo ese planteo estaba dirigido a Mario Negri y a la provincia de Córdoba. El jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados se apuró en enero en plegarse a la prohibición, con un comunicado en el que afirmaba que no tenía intenciones de competir por una banca.

Luego de la guerra fratricida con Ramón Mestre en Córdoba y con el apoyo tibio del Gobierno a su candidatura, que fue más parecido a la prescindencia, Negri tiene intenciones de formar parte de una lista de unidad. Su rival Mestre ya pasó por la Casa Rosada el lunes y hubo contacto entre los ex rivales para llegar a un acuerdo para una lista de unidad. Este viernes los dos rivales en Córdoba mantuvieron un encuentro a solas en la provincia, que publicitaron en las redes. Cambio de aire y de época. "Es un buen paso", dijeron en el entorno de ambos.

Mauricio Macri es el principal interesado en no tropezar dos veces con la misma piedra: quiere una lista de unidad. Otros dirigentes provinciales se sumarán a las conversaciones el fin de semana para llegar a un acuerdo.

Pichetto además considera que para el Congreso que lo único imprescindible son los votos que traen los candidatos que hasta ahora estaban prohibidos. También apunta que en el próximo Congreso tendrán un rol fundamental los articuladores políticos. Negri es uno de los principales. Cuenta con el apoyo de amigos de peso como Elisa Carrió y Gerardo Morales. El ministro del Interior Rogelio Frigerio y Peña, que resistían ese cambio, terminaron por darle luz verde al pedido del aliado.

La primera foto de Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto como fórmula presidencial.

La primera foto de Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto como fórmula presidencial.

Cerca de Negri insisten con dos argumentos tan ciertos como resbaladizos: en Córdoba no existió Cambiemos en la elección del 12 de mayo y a nivel nacional ya no existe Cambiemos.

El candidato a vice tiene una relación de desconfianza con Cornejo, que es de larga data. Le adjudica su derrota a la gobernación de Río Negro en 2007 ante el radical K Miguel Saiz.

Otras preguntas se abren de cara al futuro. Si Cornejo aceptara encabezar la lista de Diputados en Mendoza y Negri ingresara en la lista de Córdoba (en la que también tienen interés el ministro de Defensa Oscar Aguad -quien no será candidato- y el secretario de Turismo Gustavo Santos) no está claro quién sería -si Macri gana- el jefe del interbloque oficialista. ¿Seguiría el actual Negri o debería ocuparlo el jefe de la UCR?

Además del caso de Negri en Córdoba y de Orrego en San Juan se suman otras posibilidades de dirigentes que se postularon a nivel nacional y en octubre irán por sus cargos nacionales. En Neuquén, por ejemplo, nadie suma más voluntades para Macri que el intendente Horacio “Pechi” Quiroga. El dilema también se abre para los otros 5 distritos donde Cambiemos ya perdió (el entrerriano Atilio Benedetti todavía tiene mandato) y en las provincias donde competirá este domingo.

Varias de ellas habían quedado “ordenadas” con los cierres provinciales, pero ahora los candidatos a gobernadores que resulten perdedores podrían reclamar plazas para ellos. “Todo es posible”, dicen algunos de los dirigentes de peso que facilitaron la llegada de Pichetto al macrismo. El efecto Pichetto, que en el Ejecutivo ponderan en materia económica, ya se nota dentro del armado oficialista.