El fraude electoral existe: una puntera demócrata fue arrestada en Texas por cometer fraude con los votos por correo

Una investigación del grupo periodístico Project Veritas terminó en el arresto de la operadora Raquel Rodríguez, quien trabajaba cometiendo fraude en favor de candidatos demócratas en Texas.

La Derecha Diario

El fraude electoral existe: una puntera demócrata fue arrestada en Texas por cometer fraude con los votos por correo
El día de la elección del 3 de noviembre, desde La Derecha Diario cubrimos una noticia en exclusiva que ningún otro medio de habla hispana replicó, sobre una cámara oculta que hizo el grupo periodístico estadounidense Project Veritas.

En la cámara oculta, se veía a Raquel Rodríguez, una puntera política que trabajaba tanto para el Partido Demócrata como para la facción republicana anti-Trump de Texas, admitiendo que estaba cometiendo fraude electoral con el voto por correo para lograr conseguir votos para Biden y otros candidatos demócratas.
Su modus operandi era muy simple: utilizaba el registro de votantes para identificar texanos mayores de edad, y los iba a visitar a sus casas. En sus visitas, daba regalos a cambio de votos por Biden, o incluso muchas veces se aprovechaba de la situación y terminaba engañando a los ancianos para que pongan su voto al candidato demócrata pensando que estaban votando por otra persona.
En uno de los videos se la ve tratando de convencer a una señora mayor de edad de que cambie uno de sus votos del candidato republicano a demócrata. Cuando logra su cometido, le dice al periodista que tenía la cámara oculta: "quiero que entiendes, ella no votó por quien nosotros queríamos que vote, entonces le cambiamos su voto".
Todo esto fue revelado el mismo día de la elección en Estados Unidos, y Rodríguez había estado operando todo el mes de octubre con los votos por correo anticipados tratando de achicar el margen entre Trump y Biden, que las encuestadoras más serias aseguraban que era del 10%.
Finalmente, este miércoles 13 de enero, luego de más de 2 meses de investigación y usando esta cámara oculta como parte de la evidencia, el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, confirmó que la operadora demócrata fue arrestada.


El enorme trabajo de Project Veritas demostró antes de la elección el masivo fraude que estaba ocurriendo en todo el país. Según su reportaje, Rodríguez era solamente un engranaje en una compleja máquina de fraude electoral, que si pudo llegar hasta ese nivel en el bastión trumpista que es Texas, no se puede ni concebir la verdadera magnitud del fraude que se pudo haber cometido en Michigan o Pensilvania, donde todos los niveles del ejecutivo y la justicia están en manos de demócratas.

En los videos se la puede escuchar a Rodríguez hablando de una red de personas que hacen lo mismo que ella: "generalmente en estas circunstancias podemos conseguir votos por entre 5 y 8 dólares por voto".

La puntera política trabajaba en la oficina del fallido candidato a diputado republicano Mauro Garza, un profundo anti-trumpista que está casado con Nicole Garza, jueza distrital de San Antonio que hizo campaña con los demócratas.

Según Veritas, Rodríguez comenzó trabajando para Nicole, consiguiendo firmas fraudulentas para que ella pueda ser la candidata demócrata este año en el 37° distrito de Texas. Los jueces distritales necesitaban cierto nivel de aprobación de los votantes antes de entrar a la boleta y la puntera lo logró.

Rodríguez habría recibido primero 3.500 dólares de parte de Nicole, después 5.000 y luego otros 8.000 para conseguir votos. Según los números que ella misma estima, con estos 16.500 dólares Rodríguez habría conseguido hasta 3.300 votos por correo, que es casi un 4% del total de votos por correo emitidos en aquél distrito. Finalmente Nicole Garza ganó su elección y hoy es la jueza distrital del condado de Bexar.


Rodríguez siguió con su trabajo para las elecciones generales, y según ella misma, trabajó durante todo octubre para conseguir "por lo menos 7.000 votos" tanto para el candidato presidencial Joe Biden como para la candidata a senadora Mary Hegan, ambos del Partido Demócrata.

Es importante aclarar que Rodríguez es una sola persona, y operando en Texas, que es uno de los Estados con leyes electorales más estrictas del país. Por ahora se desconoce la verdadera magnitud del fraude en Texas, pero por ejemplo con tan solo con 100 personas más como Rodríguez, se podrían haber robado unos 700.000 votos; en comparación, Trump ganó el Estado de Texas por 631.221 votos este año, por lo que tranquilamente un pequeño equipo de un centenar de personas pueden dar vuelta una elección estatal.

La puntera bidenista podría enfrentar hasta 20 años en prisión por "fraude electoral", "votar ilegalmente", "asistir ilegalmente a personas a que emitan su voto por correo", y "recolección ilegal de votos". En Texas, es ilegal que una persona tenga en su posesión más de una boleta de voto por correo; Rodríguez tenía decenas.

Sin embargo, es posible que la operadora termine cooperando con las autoridades para develar una red de corrupción más grande, que termine tal vez con los arrestos del ex candidato Mauro Garza, la actual jueza Nicole Garza, e incluso otras importantes figuras tanto del Partido Demócrata como Republicano de Texas.