El efecto dominó del Boca-River: ya se suspendieron dos partidos y la Superliga analiza reprogramar la fecha

Los dirigentes definen cómo se juegan los partidos de este domingo teniendo en cuenta la postergación de la Superfinal de la Copa Libertadores.

El efecto dominó del Boca-River: ya se suspendieron dos partidos y la Superliga analiza reprogramar la fecha

La postergación del partido de ida de la finalísima de la Copa Libertadores entre Boca y River provocó un efecto cascada en la Superliga, ya que para este domingo estaban programados cinco partidos.

En este momento, el presidente de la Superliga, Mariano Elizondo, está reunido con la gente de las dos cadenas que tienen los derechos de televisación del torneo y con funcionarios del Ministerio de Seguridad para determinar los pasos a seguir.

En un principio la idea es reprogramar los partidos que se debían jugar mañana, ya que consideran que es "imposible" que la final entre Boca y River coincida con otros encuentros en los que hay que contemplar los operativos de seguridad.

El primero en suspenderse, poco después de las 16, fue Vélez-San Lorenzo, que debía jugarse este domingo a las 20 en Liniers.

También fue suspendido, por falta de disponibilidad policial para el operativo, el encuentro entre Huracán y Godoy Cruz, en el Palacio Ducó.

Además, están programados otros cuatro partidos. A las 11 se debe jugar Huracán-Godoy Cruz (Fox Sports), luego a las 13.15 se tiene que disputar Independiente-Belgrano (TNT Sports) y a las 15.30 está programado Gimnasia-Racing (Fox Sports). También está previsto que Banfield y Lanús se enfrenten a las 17.45.