El congelamiento de alquileres saldrá por decreto y Cambiemos pide que sea por dos meses

Como anticipó LPO, el presidente se resignó a que no se reunirá el Senado y no es posible sesionar. En la oposición advierten que si los precios se frenan seis meses, habrá judicialización.

El congelamiento de alquileres saldrá por decreto y Cambiemos pide que sea por dos meses

Alberto Fernández definió que el congelamiento de los alquileres y la suspensión se aplique por decreto de necesidad y urgencia, como anticipó LPO, luego de aceptar que los senadores no iban a reunirse por temor a contagios de Coronavirus. 

"Está saliendo entre hoy y mañana; la idea es que los alquileres no crezcan, no aumenten, porque la gente está trabajando menos; y que no se produzcan desalojos porque si la gente se demora, es porque le cuesta tener el dinero para pagarlo", informó en un diálogo con la TV pública. 

El texto de los decretos quedó en manos de la secretaria legal y técnica Vilma Ibarra que en estos días intercambiaría algunos borradores con Sergio Massa, que estaba dispuesto a abrir la Cámara de Diputados y había asegurado el compromiso de la oposición. 

Según anunció el presidente el miércoles, consistiría en suspender los aumentos previstos y que se paguen en cuotas mensuales al final del contrato. Si llegaba a debatirse en Diputados no hubiera habido consenso, porque Cambiemos no estaba de acuerdo con extender la suspensión por seis meses, como había anunciado el miércoles el presidente en otra entrevista televisiva. Esta noche, Alberto no habló de plazos. 

Los diputados de Cambiemos creen que un semestre no pasará por un planteo judicial por tratarse de un contrato entre privados y mucho menos si se define por decreto. Consideran que lo más prudente es reducir el congelamiento a dos meses, que es lo máximo que duraría la cuarentena, y garantizar el cumplimiento de los contratos. 

El bloque de Unidad Federal para el Desarrollo, conducido por José Luis Ramón, propuso que las locaciones habitacionales bajen 20% y comerciales un 40%, siempre con el compromiso de saldarlo cuando la cuarentena termine. 

El o los decretos tendrán además la suspensión de los desalojos y suspenderían la actualizaciones de capital de los créditos hipotecarios aunque, también en ese caso, sería necesario definir una cancelación del saldo cuando pase la cuarentena.

La definición de la prórroga del aislamiento también influía en el momento de congelar alquileres, porque los plazos del parate económica no estarían claros. Los DNUs rigen desde el momento en que son publicados, por lo que ni bien se publique los inquilinos podrán llamar a las inmobiliarias para pedir rebajas. Sólo quedan anulados si las dos Cámaras del Congreso así lo deciden, por lo que con la mayoría oficiaista del Senado su vigencia está garantizada.

Un trámite previo es la reunión de la bicameral de trámite legislativo, que preside el diputado kirchnerista Marcos Cleri y dominan los legisladores del frente Todos. Si en 10 días no se reúne, el decreto ya puede tratarse en el recinto. Con un gobierno de mayorías en alguna de la cámaras, nunca llegan a debatirse.