El MQ-25 realiza el primer reabastecimiento en vuelo de un F-35C Lightning II

Redacción

El MQ-25 realiza el primer reabastecimiento en vuelo de un F-35C Lightning II

La Marina de los Estados Unidos (US Navy) ha informado que recientemente un F-35C Lightning II fue reabastecido en vuelo por la aeronave no tripulada MQ-25 Stingray, propiedad de The Boeing Company. La prueba fue realizada a lo largo de un vuelo con una duración de tres horas, como parte del Programa Navy’s Unmanned Carrier Aviation (PMA-268).

El reabastecimiento en vuelo llevado a cabo por el MQ-25 al F-35C, perteneciente Air Test Wing and Evaluation Squadron Two Three (VX-23), marca la tercera oportunidad donde la aeronave no tripulada, diseñada y fabricada por Boeing, efectuó esta maniobra de forma exitosa. Previamente a estas pruebas, el MQ-25 (denominado como aeronave de pruebas T1) logró reabastecer en vuelo con éxito tanto a un cazabombardero F/A-18 Super Hornet el 7 de junio, como a una aeronave E-2D Advanced Hawkeye el 19 de agosto.

La voluntad de la Marina de los Estados Unidos es que cuando el MQ-25 alcance plena capacidad operacional, puede llevar adelante el reabastecimiento en vuelo de las aeronaves embarcadas en portaviones que posee la Institución. De aquí que las pruebas cumplen el objetivo de probar y refinar procedimientos con cada tipo de aeronave con las que el Stingray operará en futuro cada vez más cercano.

Finalizado con éxito este vuelo, la Institución ha informado que el MQ-25 comenzará una etapa de modificación de cara a las futura pruebas y operaciones de reabastecimiento que serán llevadas adelante desde portaviones. A la fecha, el T1 ha realizado un total de 36 vuelos de pruebas, logrando obtener valiosa información aerodinámica, propulsión, guía y control, con los cuales avanzar en la etapa de producción de la aeronave no tripulada.

En base al comunicado oficial, la Marina de los Estados Unidos ha expresado que “el MQ-25 allanará el camino para la formación de equipos tripulados y no tripulados (MUM-T) de aviones basados en portaaviones que ampliarán el rango de ataque y mejorarán la maniobrabilidad. A medida que aumenta la capacidad de los tanques no tripulados, disminuye el requisito de los tanques tripulados, lo que promueve una vida útil adicional y la capacidad disponible para las misiones de combate tripulado.

*Créditos de fotografías US Navy

Tal vez te interese El MQ-25 de la Marina de Estados Unidos completa el primer vuelo de reabastecimiento aéreo del E-2D