El Lilita tour se abre paso entre la literatura y la apuesta a un milagro

Al estilo cristinista, la cofundadora de Cambiemos esgrime su libro para hacer campaña. A diferencia de sus aliados, repite que Macri gana en octubre.

El Lilita tour se abre paso entre la literatura y la apuesta a un milagro

“En octubre gana la República”, arengó Elisa Carrió a los cientos de ex compañeros de Universidad y admiradores silvestres que fueron a verla al auditorio del Hospital Escuela de Corrientes. Unos esperaban la bajada de línea política. Otros habían asistido con la expectativa excluyente de escuchar anécdotas personales incluidas en el libro Vida, que la chaqueña presentaba en la ocasión.

Literatura y campaña se combinaron el jueves en el acto de mayor optimismo electoral que haya conocido el oficialismo desde la caída en las PASO. Lilita le había avisado a Mauricio Macri, en el último almuerzo que compartieron en la quinta Los Abrojos, que se embarcaría en aviones comerciales y autos de amigos para girar por las provincias con la idea de levantarle el ánimo al electorado propio y captar el voto de algún que otro desencantado.

En 2003, la entonces legisladora del ARI había puesto en marcha el famoso “tour de la milanesa” (por la cantidad de sandwiches que había cargado) para promover su primera candidatura presidencial en las largas rutas patagónicas. Iba en el vehículo de una amiga, escoltado nada menos que por el de Graciela Ocaña. “La Hormiguita”.

El tour modelo 2019 arrancó por el Norte. Y las voces más escépticas del mundo Cambiemos ya lo bautizaron como el del “milagro”. Lejos de ponerse colorada, la ahora líder de la Coalición Cívica redobla la apuesta y suele mirar al cielo para contrastar su espíritu batallador con el de quienes ya tiraron la toalla asegurando que el mayor triunfo de Macri es llegar a diciembre.

“A veces Dios nos advierte que bajemos los niveles de soberbia”, fue la conclusión del resultado de las primarias que invocó en Corrientes. Fue antes de reclamar correctivos ya no para impedir una salida anticipada, sino para un último esfuerzo para revertir el resultado electoral. Bajar impuestos fue su propuesta para bucear en una solución mágica. “Para que las clases medias no sean las que paguen los platos rotos de los especuladores financieros y de los piqueteros ricos”, remató.

Antes había pasado por Resistencia, donde su mensaje fue más íntimo. Se trata de la ciudad donde vivió gran parte de lo que cuenta en sus entrevistas con el periodista Ignacio Zuleta volcadas en el libro que presenta en campaña a imagen y semejanza de su enemiga histórica, Cristina Kirchner. Ambas coincidieron en sus respectivos lanzamiento en Mar del Plata, el día de las alusiones cristinistas a “pindonga” y “cuchuflito”.

Anoche, la diva chaqueña desembarcó en Posadas con señal de luto, dado que su compañera de ruta y candidata a diputada en Capital, Mariana Zuvic, debió viajar de urgencia a Tandil al por el suicidio de su padre.

La gira de Carrió se extiende esta tarde hasta la ciudad de los inmigrantes, Oberá, para volver luego de Misiones a Chaco, donde hará escala en Villa Angela y Presidencia Roque Sáenz Peña. Más adelante, el tour tomará orientación Noroeste, para recalar en Tucumán, Salta y Jujuy. Queda por verse si en esta provincia posará con el gobernador radical Gerardo Morales, con quien hace rato rompió relaciones. A su paso por tierras correntinas, Lilita llenó de elogios a otro mandatario radical, pero Gustavo Valdés se había alejado estratégicamente a recorrer localidades del interior.

Carrió quedó en su cruzada por combatir con dureza al kirchnerismo como plan de campaña sola con Miguel Pichetto. El senador peronista y candidato a vice de Macri fue un adversario acérrimo, devenido en aliado imprevisto. Otro que pregona no dar por perdida la elección es el jefe de Gabinete, Marcos Peña, pero como su exposición pública a esta altura es considerada un búmeran, sólo lo expresa en la intimidad de las reuniones de la mesa política de Cambiemos.

En su habitual tono melodramático, Lilita compara las movilizaciones contra la Alianza con los acampes piqueteros de estos días. “Nos quieren tirar un muerto. No lo van a conseguir”, clama