El Gobierno intenta dirimir la interna entre los candidatos a gobernador de Córdoba

Este semana habrá una reunión en Casa Rosada para definir de qué manera se decide el postulante a competir con Juan Schiaretti.

El Gobierno intenta dirimir la interna entre los candidatos a gobernador de Córdoba

El Gobierno busca encauzar la interna de Cambiemos en Córdoba, la provincia donde Mauricio Macri gestó su triunfo nacional en 2015. Los métodos para definir la fórmula para enfrentar a Juan Schiaretti dividen al radicalismo y al PRO.

Este jueves todas las partes involucradas se verán las caras en la Casa Rosada. La duda que carcome al oficialismo es si definir al candidato a través de una interna, en un distrito sin PASO, o apostar por la alternativa que más consenso tiene: un menú de encuestas.

Ramón Mestre y Mario Negri, en Córdoba, en agosto de 2018.

Ramón Mestre y Mario Negri, en Córdoba, en agosto de 2018.

Recibir newsletter

No se tomará necesariamente una decisión esta semana, pero los tiempos apremian. Schiaretti adelantó todavía más las elecciones para el 12 de mayo. Si hubiera internas, deberían celebrarse a más tardar el 23 de febrero.

El jueves están convocados a una reunión en Casa Rosada el jefe de Gabinete Marcos Peña, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el secretario general del PRO Humberto Schiavoni. El titular del radicalismo Alfredo Cornejo también será de la partida. Por supuesto estarán todos los posibles candidatos. Héctor Baldassi, por el PRO; y Mario Negri y Ramón Mestre, por la UCR, y -menos competitivo- Luis Juez, del Frente Cívico.

También estaban invitados Emilio Monzó; su pupilo, Nicolás Massot; y el presidente del PRO cordobés Darío Capitani; pero finalmente no asistirían. Sus allegados afirman que tenían pensado asistir a la reunión que originalmente se había pensado para el lunes y que el jueves no estarán en la Ciudad. Creer o reventar, Monzó también está enfrentado con Peña por el dilema de interna o encuestas.

El jefe de Gabinete apuesta por un menú de encuestas para elegir al mejor candidato; el titular de Diputados, por la interna. Los resultados de los sondeos varían según el interlocutor.

En la Casa Rosada levantan las acciones de Baldassi y ubican a Negri en segundo lugar y a Mestre en tercero, pero advierten que, cuando se acerquen los comicios, pesará más la gestión del intendente de Córdoba. Negri, en cambio, cree que ese es el problema de su correligionario y trabaja con encuestas que le dan una diferencia en contra de solo 6 puntos contra Schiaretti; 7 más que lo que cosecharía Mestre. También apuesta por las encuestas, advierte sobre los peligros de una interna sucia, pero no le teme a una primaria.

Mestre, por su parte, se considera el único de los candidatos con poder territorial y capaz de contener al alfonsinista Dante Rossi, que en 2017 ya forzó a una interna. Pretende un gesto de Negri: que deponga su candidatura y compita por la Ciudad, aunque está dispuesto a apoyar De Loredo. El lunes recibirá un gesto extra de apoyo: inaugurará un parque educativo con el nombre de Raúl Alfonsín y recibirá la visita de Martín Lousteau, símbolo de la renovación radical.

“Las encuestas son una excusa para no reconocer que se elige a dedo”, se quejaron algunos de los dirigentes implicados. Ese fue el criterio que se eligió en 2015 para ungir a Oscar Aguad y Héctor Baldassi. El ministro de Defensa, aliado del grupo de Monzó en el distrito, apuesta a las chances de su yerno Rodrigo de Loredo para suceder a Mestre en la capital.

En la cena que mantuvieron los principales referentes del macrismo y de la UCR este martes en la parrilla Don Julio de Palermo se resolvió empezar a a buscar un sistema para resolver las candidaturas en distritos donde no hay un jefe territorial claro.

Nadie cree que la Casa Rosada no apueste a jugar todo para ganarle a Schiaretti. “Es mitología. Si hacemos eso, perdemos la presidencial. Todos queremos ganar”, afirman.

La decisión sobre Córdoba es sensible, no solo por el distrito que puede signar la suerte de la reelección de Macri, sino porque también podría servir para sentar los criterios para decidir qué ocurrirá en provincias donde hay más de un candidato y no hay PASO: como La Rioja, Tucumán y Río Negro.