EE.UU. le dice al mundo que mantenga alejados de sus puertos a los petroleros iraníes

Washington advierte de que las aseguradoras globales retiraron su cobertura sobre los buques iraníes tras las sanciones, por lo que los accidentes marítimos podrían resultar económicamente catastróficos.

EE.UU. le dice al mundo que mantenga alejados de sus puertos a los petroleros iraníes

Las naciones que permiten el ingreso de buques de transporte iraníes en sus aguas territoriales se exponen al riesgo de perder grandes cantidades de dinero a causa de potenciales accidentes marítimos. Así lo advirtió este miércoles el enviado especial de EE.UU. para Irán, Brian Hook.

"Si los petroleros iraníes solicitan atracar en sus puertos o transitan por sus vías fluviales, ello entrañará un gran riesgo", indicó Hook, explicando que Teherán tendrá que recurrir a las compañías de seguros nacionales para respaldar su navegación luego de que las aseguradoras globales retiraran su cobertura sobre los buques iraníes tras la entrada en vigor de las sanciones.

El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, durante una visita oficial a Finlandia. Helsinki, 26 de septiembre de 2018. Moscú: "EE.UU. fabrica sanciones contra otros países para resolver sus propios problemas internos"

"Países, puertos, operadores de canales y empresas privadas deben saber que probablemente serán responsables del costo de un accidente que involucre a un petrolero iraní autoasegurado", advirtió el también líder del denominado Grupo de Acción sobre la República Islámica. Hook avisó de que tales costos podrían ser de miles de millones de dólares que las aseguradoras iraníes no podrían sufragar.

Adicionalmente, Hook acusó a Irán de tratar de ocultar una decena de buques petroleros apagando sus sistemas de identificación automática. "Esta táctica es una amenaza para la seguridad marítima [...] que solo aumenta el riesgo de accidentes y lesiones", lamentó.

El enviado especial expresó su esperanza de que no ocurra ningún accidente, pero recordó que 32 personas fallecieron en enero por una colisión de un petrolero de propiedad iraní en el mar de la China Oriental.