Decretan toque de queda en Melbourne para luchar contra el coronavirus

Un aumento en los contagios, que las autoridades consideran “inaceptable”, llevó a radicalizar las restricciones. En el resto de Australia prácticamente no se han registrado casos en las últimas semanas.

Decretan toque de queda en Melbourne para luchar contra el coronavirus

Las autoridades del estado australiano de Victoria anunciaron este domingo (02.08.2020) la imposición de medidas más restrictivas para combatir la segunda oleada de contagios por coronavirus que se registra en la región, y cuyo epicentro se encuentra en la ciudad de Melbourne. Entre las nuevas normas destaca el toque de queda nocturno, que regirá entre las 20 horas y las 5 de la madrugada y que entrará en vigor esta misma jornada.

La población de Melbourne, unos 5 millones de personas, ya se había sometido a algunas restricciones, como la prohibición de realizar bodas. Pero a partir de ahora los ciudadanos solo podrán salir un máximo de una hora al día para hacer deporte a una distancia no superior a cinco kilómetros de sus domicilios y solo una persona por vivienda podrá salir a hacer las compras esenciales.

Asimismo, se ha decretado el estado de desastre en toda Victoria durante seis semanas, hasta el 13 de septiembre. El jefe del gobierno regional, Daniel Andrews, indicó que en las últimas 24 horas se han confirmado la muerte de siete personas y 671 nuevos contagios en su territorio, números que calificó de "inaceptables”. Además, se desconoce la procedencia de muchos de los nuevos casos, lo que ha urgido a las autoridades a aplicar mayores medidas.

Pasos para evitar males mayores

"Si no damos estos pasos, vamos a ver más y más casos", alertó Andrews. "Estas son las decisiones adoptadas porque otra cosa menos estricta no nos mantendrá seguros", agregó. La autoridad adelantó que este lunes se van a anunciar más medidas, que esta vez afectarán a los lugares de trabajo, lo que sugiere que las actividades no esenciales quedarán suspendidas.

El estado de desastre (además del estado de emergencia ya vigente) concede mayores poderes a la policía y permite arrestar y multar a las personas que se salten el toque de queda. Los casos en Victoria suponen alrededor del 60 por ciento del total de 18.000 casos de la COVID-19 detectados en todo el país desde el inicio de la pandemia, incluidos más de 200 fallecidos.

En el resto de Australia, hace cuatro semanas que no se reportan casos o hay muy pocos, lo que ha llevado al relajo de las restricciones en esas zonas del país.

DZC (EFE, AFP)