Debilitado, Piñera se radicaliza con miras al referéndum y apunta a reactivar la economía

Piñera, con su nuevo gabinete de ministros tras los recientes cambios

Víctor García

Debilitado, Piñera se radicaliza con miras al referéndum y apunta a reactivar la economía

SANTIAGO, Chile.- La aprobación del retiro anticipado del 10% de los fondos de pensiones se transformó para Sebastián Piñera en su peor derrota política. Un punto de inflexión que se produjo con el referéndum constitucional de 25 de octubre en el horizonte y que lo empujó a tomar medidas : desde un profundo cambio de gabinete hasta un plan de reactivación económica que anunció ante el Congreso chileno.

Cuando resta más de un año y medio para que finalice su mandato, y en medio de la caída de su aprobación a niveles críticos de 12%, según la encuestadora Cadem, el presidente chileno cambió la configuración de su equipo de ministros e incluyó a figuras de la derecha más dura. "Un gabinete del rechazo", fue la frase que surgió desde la oposición, como una forma de ejemplificar el nuevo giro del gobierno de Piñera y su estrategia frente al plebiscito que decidirá si Chile cambia su Constitución.

Precisamente, la designación de Víctor Pérez como nuevo ministro del Interior se erigió como el símbolo de la radicalización del gobernante y del nuevo espíritu de La Moneda. Activo defensor de Augusto Pinochet y exalcalde de la ciudad de Los Ángeles durante la dictadura, Pérez se levantó como una de las principales voces del rechazo a la nueva Constitución como senador del partido Unión Demócrata Independiente (UDI), de derecha.

Paralelamente, Piñera también integró a su gabinete a Andrés Allamand en Cancillería, otro histórico referente de la derecha y que se mostró contrario al retiro del 10% del fondo de pensiones y a la elaboración de una nueva Carta Fundamental.

Luego del estallido social del año pasado, el plebiscito fue convocado inicialmente para el 26 de abril de este año y, posteriormente, postergado para el 25 de octubre debido a la expansión del coronavirus. Sin embargo, estuvo rodeado por un manto de incertidumbre ante la posibilidad de volver a aplazarse, según deslizó el propio gobierno en el mes de mayo.

Piñera, con su nuevo gabinete de ministros tras los recientes cambios
Piñera, con su nuevo gabinete de ministros tras los recientes cambios Fuente: AFP

Tendencias

"Con este nuevo gabinete, el gobierno ha dado un giro hacia posiciones aún más conservadoras, fortaleciendo la presencia de partidos y personajes que han mostrado poca conexión con la ciudadanía en materia social y que son partidarios del rechazo a una nueva Constitución. Podría preverse que esa suma motive un respaldo aún mayor a la opción 'apruebo' en el plebiscito de octubre, pero eso es especulativo. Hasta ahora los sondeos muestran una tendencia muy favorable y así debiera expresarse en las urnas", señaló a LA NACION Carlos Maldonado, presidente del Partido Radical, opositor a Piñera.

De igual modo, el ajuste ministerial también fue interpretado como una forma de apaciguar los ánimos al interior de las colectividades que conforman el bloque oficialista, fracturado tras la discusión del retiro de los fondos de pensiones.

"El cambio de gabinete se explica en tener gente más consagrada, con más capital político. Ahora son rostros con mayor trayectoria. Y, en segundo lugar, se incorpora al equipo a los dos partidos principales, Renovación Nacional y la Unión Demócrata Independiente, con sus dos facciones principales. Se interpretó que es un gabinete más duro, que de cierta forma lo es, pero no es la razón principal del ajuste. En un momento que ha estado muy débil, el gobierno busca anclarse a personas que tengan capital previo", señaló a la nacion Francisco Covarrubias, decano de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Con una crisis económica desatada por la pandemia -el Fondo Monetario Internacional proyectó una contracción de 7,5% para el PBI este año- y con un desempleo que alcanzó el 11,2% entre marzo y mayo pasados, según el Instituto Nacional de Estadísticas, Piñera anunció los planes de su gobierno para reactivar la economía en su rendición de cuentas ante el Congreso. Busca contrarrestar la pérdida de 1,8 millones de empleos en el país.

"Este plan no es solo un plan económico. Es también un plan social y tiene a las personas y familias en su corazón", dijo Piñera.

Entre las medidas, el jefe de Estado chileno anunció un programa de subsidios al empleo que beneficiará hasta un millón de personas. Las acciones contemplan un costo cercano a los 2000 millones de dólares, y un plan de inversiones públicas, que de aquí a 2022 implicará un gasto de 34.000 millones de dólares.

Por: Víctor García