Darío Nieto: “El objetivo de los ataques K es Macri, no soy yo”

Además negó haber participado de maniobras de espionaje ilegal como sospecha el juez Villena y dijo que tampoco recibió informes de inteligencia de parte de Susana Martinengo.

Darío Nieto: “El objetivo de los ataques K es Macri, no soy yo”

Darío Nieto es una de las personas de mayor confianza de Mauricio Macri. Fue su secretario privado durante los cuatro años que estuvo en la Casa Rosada y todavía sigue siendo su secretario, en las oficinas que el ex Presidente montó en Vicente López. Politólogo de la UBA, con 35 años, siempre cultivó un perfil bajo, hasta que la semana pasada allanaron su departamento y el de sus padres, en un operativo ordenado por el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, en el marco de la investigación por la supuesta red de espionaje ilegal efectuada por espías de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante la gestión macrista.

Hay dos audios de Whatsapp incautados por la Justicia en los que la funcionaria que se reunía con los espías en Casa Rosada, Susana Martinengo, dijo a uno de ellos que iba a llevarle los informes a "Darío" y a "Nieto". Tanto la funcionaria como el espía Jorge Horacio "Turco" Sáez forman parte del listado de 22 detenciones ordenadas este martes por el juez Villena. En una entrevista exclusiva con Clarín, el secretario privado de Macri, Darío Nieto, negó tener relación con esa estructura de espionaje ilegal.

-En el expediente hay información de Susana Martinengo encontrándose con los espías en Casa Rosada para recibir información, que supuestamente iba dirigida a Macri. ¿Sabía que ella recibía a esos espías?

-Te voy hacer el contexto general, cuál era mi relación con Martinengo. Mi función diaria era acompañar a Mauricio en el día a a día, viajar con él, llevar la agenda, hablar de la gestión. Tenía el acompañamiento de 125 personas, de diferentes areas, una de las cuales era Documentación Presidencial, que recibía las cartas de los ciudadanos que llegaban a Presidencia. Susana Martinengo formaba parte de esa estructura de Documentación Presidencial, que tenía una directora general que no era Martinengo.

-¿Martinengo dependía de usted?

-Con ella también hablaba, pero no tan asiduamente. Mi relación era con la directora general de esa área. No era una relación muy cotidiana, ni la veía todos los días a Martinengo. Era una relación puramente profesional en la que se hablaba del tema de las cartas que le enviaban a Macri, de los ciudadanos.

-¿Y usted no sabía que ella estaba recibiendo esos informes de los espías?

-No. Y te quiero dejar en claro que nunca recibí ningún informe de inteligencia de Susana Martinengo.

-El periodista Hugo Alconada Mon contó que el juez le mostró pruebas de cómo lo investigaban a él. En uno de los grupos de Whatsapp se menciona que fueron dos espías a reunirse con Martinengo, uno quedó afuera de la Casa Rosada y cuando el otro estaba reunido con ella, le mandó el expediente Anaconda, de Alconada Mon. ¿Qué hacía ella con el expediente de un periodista del diario La Nación?

-No sabía que existían, nunca vi esos informes. Nunca tuve idea de ese expediente, ni yo tampoco conozco a los espías, ni supe nunca de esas reuniones. Para mí tiene que investigarse. Yo no tengo nada que ver con esto que supuestamente se me acusa. Buscan impunidad al decir que yo recibía los informes y se los daba a Macri.

-Está siendo investigado por su presunto rol en una organización de espionaje ilegal. El jueves pasado allanaron su casa. ¿De qué se lo acusa?

-No lo sé todavía, porque mis abogados no tuvieron acceso a la causa. Sé lo mismo que vos o cualquiera que está leyendo los medios. Ese día me allanaron a mí, a mis viejos también, que no tienen nada que ver con política. Se llevaron notebooks y celulares míos, de mi mujer y de mis viejos, una locura. Estoy bastante golpeado. Pero me sentí siempre muy acompañado de mi familia, mis amigos, la política... El comunicado de apoyo que sacaron fue muy gratificante, que firmaran Mauricio (Macri), Horacio (Rodríguez Larreta), María Eugenia (Vidal), Lilita (Carrió), que toda esta gente confían en mí y creen en mi inocencia. También eso fue lo que me llevó a hablar. Es la primera vez en mi vida que doy un reportaje. Pero en algún momento hay que hablar y decir lo que uno es. No tengo nada que ocultar.

-Se encontró indicios de material de seguimiento a Diego Santilli, Cristina Kirchner, Rodríguez Larreta, Vidal. Y los espías dicen que lo entregaban a Martinengo, quien en dos oportunidades mencionó que se lo iba a dar a usted. Una vez dijo que se lo iba a dar a “Darío” y otra vez dijo a “Nieto”. ¿A usted le llegaba esa información?

-Date cuenta la confianza que me tienen Larreta, Vidal y Santilli, que firmaron el comunicado en mi defensa. ¿Pensás que alguien que desconfía de mí firmaría eso? Te repito: nunca vi ninguno de esos informes.

-¿Por qué ella lo mencionó si no formaba parte de esa supuesta estructura de espionaje ilegal?

-No lo sé. En estos cuatro años siempre me comporté de manera decente. Lo vi en los medios, porque mi abogado no tuvo acceso a la causa. Desconozco por qué lo hicieron, pero nunca recibí ningún informe de inteligencia de Susana Martinengo.

-¿Cómo fueron los allanamientos?

-Yo había ido a llevarle algo a mis padres, porque tienen más de 70 años. Cuando después fui a buscar el auto al estacionamiento, me tocan el auto y me dicen que son de la justicia federal. Y me allanaron el auto, que es un modelo 2007, la casa de mis padres y mi casa. Se llevaron notebooks y celulares de mi familia, míos y de mi novia. Habían 10 personas en la casa de mis viejos, con todo esto del coronavirus. Cuando llegaron a casa vieron que era un departamento sencillo, en Palermo, que estoy pagando con un crédito hipotecario, con la historia de secretarios privados que tenemos en la Argentina, que tienen casa afuera, en el extranjero... Los policías me decían "pensábamos que ibas a vivir en otro lugar, que ibas a tener un BMW". Pero soy un tipo laburante, politólogo, de la UBA. También quería contarlo por todo lo que se está viviendo en la Argentina, están tratando de igualarnos, porque al igualar hacés aparecer a todos los políticos como corruptos, pero no somos todos chorros. Es una maniobra para buscar impunidad.

-¿ Una maniobra de quienes?

-Hay una serie de ataques, que buscan igualar a nosotros con ellos, diciendo que somos chorros, corruptos, ilegales, para que la gente descrea y poder avanzar en un proceso de impunidad. Hay una serie de ataques en el que yo no soy el objetivo. El objetivo son los valores que representa Mauricio Macri, que son la república, la democracia, no Darío Nieto. Yo soy un eslabón en la cadena.

-Es una causa que avanza rápidamente. Hoy el juez Villena ordenó la captura de 22 personas. ¿Teme que a usted también lo puedan detener?

-Estoy muy tranquilo con lo que hice estos cuatro años y con mi vida. Siempre actué dentro de la legalidad, nunca me robé un mango y siempre actué de buena intención, así que estoy muy tranquilo con mi conciencia y con lo que hice, no tengo miedo de lo que va a pasar.

-Usted es de los pocos que todavía sigue trabajando con Macri. ¿Qué tareas hace a su lado?

-Colaboro en el armado de su agenda, de su estrategia política. Ahora no voy porque estamos en cuarentena, pero hasta ese momento iba a las oficinas de Vicente Lopez. Seguía trabajando con él. De hecho hablé con él el mismo día del allanamiento. Me llamó esa noche, me puso en altavoz con Juliana, charlé con él de la situación, me dijo que era un delirio lo que estaba pasando, que no podían hacerme esto a mí, que era una locura. Y sigo en contacto con él. Hay un ataque generalizado contra las instituciones, en el que esto es una arista más de ese ataque, en el que buscan aliar a Mauricio Macri con estos temas raros y yo soy un elemento más en esta búsqueda de impunidad. Yo confío en la justicia, así que calculo que con el paso del tiempo esto será solo un malentendido.