Daniel Arroyo: el "rebote económico" y el plan para motorizar la actividad económica junto al sector privado

El funcionario nacional aseguró además que los planes sociales deben ser una medida temporaria

Daniel Arroyo: el "rebote económico" y el plan para motorizar la actividad económica junto al sector privado

El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, habló esta mañana sobre el impacto de la crisis en los precios, advirtió que "es evidente que hay un aumento en el costo de los alimentos" y auguró que para salir de la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus el sector público debe vincularse con el privado.

"La salida es motorizar la actividad económica a partir del sector privado, que estuvo a la altura en contención. Por eso la salida es la articulación público-privado", dijo el funcionario en diálogo con radio Mitre.

A continuación, Arroyo se refirió a los sectores más golpeados e indicó que "la plata no alcanza y la gente termina endeudándose"; sin embargo destacó que desde el Gobierno "generamos políticas para dar vuelta la situación". Tras ello enumeró: "crea trabajo, urbanizar barrios para mejorar las condiciones de vida y construir 800 jardines de infantes".

El funcionario nacional informó asimismo que en la actualidad "11 millones de personas reciben asistencia alimentaria" y por ello informó que es un "gran desafío sostener los precios en los barrios, donde la situación es más crítica".

Luego, al hablar sobre los planes sociales vigentes en la Argentina, aseveró que la medida de asistencia "tiene que ser transitoria y vincular con el trabajo". "Mi tarea es vincular planes sociales con trabajo", reforzó y por último auguró sobre la recuperación económica: "Vamos hacia un rebote económico, una mejora, no hay manera sin una dinámica muy fuerte con el sector privado".

Las declaraciones de Arroyo se dieron a dos días del lanzamiento del Programa Nacional de Educación Alimentaria, al que calificó como "un salto de calidad" en la política alimentaria argentina. El viernes, al presentar el proyecto, Arroyo dijo que se trata de "una política de segunda generación, un salto de calidad en una política alimentaria que ha estado a la altura para sostener la situación".