Coronavirus. Diego Maradona en cuarentena: el celular, la TV y las redes, los aliados en la intimidad

Maradona, dentro del grupo de riesgo durante la pandemia

Máximo Randrup

Coronavirus. Diego Maradona en cuarentena: el celular, la TV y las redes, los aliados en la intimidad

No importa si se trata de una figura del fútbol de estos tiempos, como Paulo Dybala; ni de una leyenda como Hugo Gatti. Tampoco si sos un príncipe, como Carlos de Gales. Nadie está exento de contagiarse coronavirus . La lista de famosos es mucho más larga y se extenderá con el correr de los días. Diego Maradona no quiere subirse a esa nómina. De ninguna manera. Ya entendió que pertenece al grupo de riesgo y por eso atraviesa un estricto aislamiento.

Maradona se encuentra en su casa de Bella Vista, con uno de sus sobrinos y con una empleada doméstica. No sale para nada y sigue al detalle las precisas indicaciones de su médico personal. ¿Cómo pasa las horas? Habla vía telefónica con su entorno (familiares y amigos) y también con integrantes del plantel del Lobo (hace un par de días se comunicó con Lucas Licht para ver cómo estaba).

También, como muchos en esta época de encierro, se entretiene con la televisión: desde noticieros y partidos viejos, hasta series y películas. Otro gran pasatiempo, sin dudas, son las redes sociales; las utiliza con diversos fines: desde generar conciencia en temas delicados (por ejemplo, la importancia de quedarse en casa para frenar la pandemia) hasta para acercarse a viejos conocidos (Lothar Matthäus, Ronaldinho, Gatti, entre otros).

"Cuando veíamos que se venía esto y todavía no se había decidido la cuarentena oficial, fuimos a la casa, estuvimos con él, le hicimos laboratorio y le dimos los complementos vitamínicos y minerales que necesitaba para que esté óptimo", le dijo el médico de Diego, Leopoldo Luque, a Infobae y agregó: "Está con la misma gente que no puede entrar ni salir, cumpliendo la cuarentena a rajatabla, como debe ser. Si me preguntan si Maradona es paciente de riesgo, sí, es de riesgo. Tiene antecedentes cardiológicos, es hipertenso y eso lo pone en una franja de riesgo".

El entrenador de Gimnasia fue uno de los primeros que pidió que se parara el fútbol en la Argentina. De hecho, a su equipo le tocó disputar el primer partido de la Copa de la Superliga (0-0 ante Banfield) y el DT no dudó en asegurar que el campeonato debía suspenderse. Lo dejó en claro antes del encuentro ("Yo estoy sanísimo, pero para mí se tiene que cortar") y luego apoyó a los futbolistas de River, quienes tomaron la decisión de no jugar ("a mí las gallinas no me van, pero los banco a morir").

Esa misma tarde, hace ya dos semanas, antes del cotejo a puertas cerradas, Julio Falcioni declaró en idéntica dirección. "Cuidamos a la gente y no a los que estamos involucrados en todo esto", martilló el técnico del Taladro, otro de los protagonistas del fútbol argentino que integra el denominado grupo de riesgo.

Maradona, dentro del grupo de riesgo durante la pandemia
Maradona, dentro del grupo de riesgo durante la pandemia Fuente: LA NACION

Un par de días después, como exigían ciencia y sentido común, la pelota se paró. La segunda jornada de la Copa de la Superliga quedó en suspenso y ahora lo más probable es que el certamen quede inconcluso. A Maradona, al menos en este momento, poco le importa cuándo volverá la acción a los estadios. "No hay apuro para volver a jugar al fútbol porque cuando volvamos a jugar, queremos ver a todos sanos en la cancha", manifestó Diego el miércoles, a través de sus redes sociales oficiales.

Justo antes de que el caos por el coronavirus aterrizara en la Argentina, Diego estaba pergeñando su mudanza a la ciudad de La Plata. Ese plan, al menos por ahora, quedó suspendido. Si bien los jugadores del Lobo fueron licenciados hasta el 31 de marzo, lo cierto es que nadie sabe con real certeza cuándo volverá el fútbol ni qué pasará con Maradona cuando finalice su contrato con Gimnasia (el vínculo es hasta el 22 de agosto). La prioridad del entrenador tripero, hoy, es que este problema mundial se resuelva lo antes posible.

Mientras el planeta lucha para frenar la pandemia y los médicos se disfrazan de superhéroes, Diego hace lo que está a su alcance: cuidarse. Y aunque parezca mentira, la tecnología -muy distante en gran parte de su vida- se convirtió en la principal aliada.

Por: Máximo Randrup