Copa Davis

Schwartzman abrió la serie ante el colombiano Giraldo

Copa Davis

SAN JUAN.- El primer desafío de la serie entre la Argentina y Colombia, por los play-off del Grupo Mundial de la Copa Davis , se desarrolló exactamente de la forma en la que todos esperaban durante el análisis previo. El choque entre Diego Schwartzman , 14° del mundo y en uno de los mejores momentos de su carrera, y Santiago Giraldo (30 años, N° 28 en 2014, pero actualmente en el puesto 410°), prácticamente no tuvo equivalencias, más allá de que el tenista local bajó un poco su rendimiento en el tramo final. El Peque, que desde hace tiempo coquetea con el top 10 del mundo, logró el primer punto de la serie al superar a Giraldo por 6-3, 6-1 y 7-5.

Consciente de que tendría escasas chances para superar a Schwartzman, Giraldo salió a jugar el partido con una actitud agresiva, golpeando fuerte la pelota y buscando las líneas. Pero ese combo lo logró sostener durante poco tiempo. Esa estrategia lo benefició hasta que el argentino se acomodó sobre el polvo de ladrillo y empezó a devolverle siempre una más, obligándolo a arriesgar mucho más de la cuenta. El colombiano pretendió asfixiar al Peque, pero se fue quedando sin combustible para sostener el ritmo ante un jugador en excelentes condiciones atléticas.

Fue en el famoso séptimo game cuando Schwartzman pudo desequilibrar definitivamente. El jugador formado en Náutico Hacoaj le rompió el servicio a Giraldo en la tercera chance de break point. Y ya no hubo manera de que perdiera el set. En 35 minutos, el Peque se adueñó del parcial, para ganarse los primeros aplausos de los escasos 2000 espectadores en el estadio Aldo Cantoni.

En el segundo set fue todavía más amplio el dominio de Schwartzman. Quebró muy rápido, en el segundo game (2-0). Y volvió a hacerlo en el cuarto juego (4-0). Eléctrico para deslizarse de una punta a la otra, martillando con su excelente revés y dibujando algún drop para felicidad del capitán debutante, Gastón Gaudio, Schwartzman siguió avanzando el partido.

Probablemente la falta de paridad y los nervios siempre presentes en la Copa Davis, hicieron que Schwartzman se desconectara mentalmente por algunos momentos del partido. Volvió a la cancha para el tercer set meneando la cabeza mientras los hinchas argentinos, con bombo, trompeta y redoblante, entonaba Matador, de Los Fabulosos Cadillacs. Le rompió el servicio al colombiano (1-0), pero inmediatamente Giraldo consiguió su primer quiebre del partido en el segundo game (1-1). El Peque, habituado a las grandes batallas, reaccionó velozmente y consiguió nuevamente la rotura (2-1). Y volvió a vulnerar a Giraldo cuando éste sacaba 1-3. Pero el colombiano, casi de manera insólita para lo que era el desarrollo del match, volvió a romperle el saque a Schwartzman (bajó muchísimo el porcentaje de primeros servicios) en el sexto game (2-4) y también en el octavo (4-4).

Claro que más allá de estos momentos de incertidumbre, el partido -ni siquiera el set- pareció estar en peligro. El segundo mejor argentino del ranking ATP encontró nuevamente el camino, empezó a festejar cada punto ganado y le hizo sentir el rigor a Giraldo, rompiéndole el saque en el undécimo game (6-5). Luego, con su saque, cerró el partido y la Argentina se adelantó 1-0 en los play-off.