Copa América. Misión casi imposible: llegar al Morumbí

Las protestas del día en San Pablo

Federico Cornali

Copa América. Misión casi imposible: llegar al Morumbí

SAN PABLO.- El tránsito en San Pablo suele ser caótico. Un viernes por la tarde, aún peor, ya que muchos abandonan la metrópolis para pasar el fin de semana en la playa o la montaña, encontrándose con aquellos que quieren volver a casa después de toda una semana de trabajo. Y un viernes por la tarde, con huelga general en medio de una apertura de Copa América , es todo lo anterior multiplicado en proporciones de pesadilla.

Quienes no tomaron los recaudos suficientes, o no tuvieron la posibilidad de dirigirse con cuatro o cinco horas de anticipación al estadio Morumbí, quedaron rehenes de una paralización nacional a la que adhirieron 45 millones de trabajadores de 300 ciudades de todo Brasil.

Un día de protestas en Brasil

01:30

En San Pablo, particularmente, donde la selección de Tite recibe a Bolivia en el partido inaugural de la Copa América, sólo dos líneas de subterráneo funcionaban normalmente. Si bien los colectivos y trenes prometían circular con la frecuencia habitual, hubo varias aglomeraciones en las principales terminales y demoras en casi todos los servicios.

La situación provocó la llegada anticipada de muchos hinchas, locales y bolivianos, casi dos horas antes de la apertura de los portones, dispuesta para las 17.30. La cantidad de gente que esperaba para entrar desbordó los límites de la vereda, y muchos transitaban por la calle peligrosamente, aún con un tránsito fluido en la avenida Jules Rimet, donde se encuentran la mayoría de los ingresos. Con el paso de las horas, y el ingreso del público en el estadio, el problema pasó a las calles del barrio, que vieron paralizadas casi por completo su circulación.

Las protestas del día en San Pablo
Las protestas del día en San Pablo Fuente: Reuters

Por: Federico Cornali