Conferencia de donantes para Afganistán: el riesgo de legitimar a los talibanes

Los donantes han prometido más de mil millones de dólares para evitar una crisis humanitaria en Afganistán. Aunque los talibanes no manejarán ese dinero, podrían verlo como un respaldo a su régimen.

Conferencia de donantes para Afganistán: el riesgo de legitimar a los talibanes

La ONU organizó una conferencia de donantes para Afganistán en un momento en que los nuevos gobernantes del país buscan desesperadamente el reconocimiento internacional de su régimen islamista.

La reunión del lunes (13.09.2021), que se celebró en Ginebra, recaudó más de 1.000 millones de dólares (cerca de 800 millones de euros) para mantener a flote los programas de ayuda en Afganistán.

Afganistán, devastado por guerras que duran décadas, ya se había enfrentado a una crisis humanitaria mucho antes de que los talibanes tomaran el control del país, el 15 de agosto. Pero la toma islamista del Estado ha empeorado la situación, y la comunidad internacional no está segura de cuál es la mejor forma de ayudar a los afganos sin legitimar al grupo militante.

Muchos países que estaban dispuestos a brindar ayuda han expresado cada vez más dudas, preocupados por cómo se emplearán los fondos, con los talibanes en el poder.

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, que participó en la conferencia internacional de donantes, dijo que la comunidad internacional debía "asumir responsabilidad" por la  población de Afganistán, pero que las organizaciones humanitarias necesitaban un "acceso adecuado", y sus trabajadores debían poder llevar a cabo su tarea "sin temor a la intimidación, la tiranía, o a las restricciones de los talibanes."

En Afganistán, vuelven a funcionar los comercios como antes, pero no se ve la presencia de las mujeres en muchas áreas de la vida pública.

En Afganistán, vuelven a funcionar los comercios como antes, pero no se ve la presencia de las mujeres en muchas áreas de la vida pública.

"No hay peligro de legitimar al régimen talibán”

Ahmadi Saidi, un exdiplomático afgano, dijo a DW que estaba seguro de que las ayudas no terminarán siendo un respaldo para los talibanes.

"Es ayuda humanitaria que será usada mayormente por la ONU y por organizaciones no gubernamentales", explicó. "El dinero no será usado por los talibanes, por lo cual no hay riesgo de legitimar al régimen", aseguró.

Suraya Dalil, directora del programa especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre atención primaria de salud, también cree que el dinero recaudado no será entregado a los talibanes: "Será manejado por la ONU y las organizaciones de ayuda, y gastado para proveer alimentos y medicina para los desplazados internos afganos", dijo a DW.

Dalil dijo que la mayoría de los participantes en la conferencia de donantes en Ginebra criticaron la actitud de los talibanes hacia las mujeres. "Proveer ayuda humanitaria a Afganistán no significa necesariamente que la comunidad internacional está reconociendo a los talibanes", insistió.

Sin embargo, aún no está claro cómo operarán las organizaciones internacionales y sus empleados en un Afganistán regido por los talibanes. A pesar de que se asegura que los fondos internacionales no irán a parar directamente a manos de los talibanes, los islamistas sí pueden monitorear y controlar la ayuda de las organizaciones humanitarias y sus empleados.

Las mujeres afganas no se rinden, a pesar de ser brutalmente oprimidas, y exigen su derecho a la educación, el trabajo y la igualdad de género.

Las mujeres afganas no se rinden, a pesar de ser brutalmente oprimidas, y exigen su derecho a la educación, el trabajo y la igualdad de género.

¿Reconocimiento a los talibanes a través de ayudas?

Países como Pakistán y China urgen a la comunidad internacional a aceptar la "nueva realidad” en Afganistán y apoyar a los talibanes.

"El mundo debe reconocer la nueva realidad y comprometerse con ella. Evalúe sus opiniones y decida cuál es la mejor manera de avanzar", dijo el viernes (11.09.2021) el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, en una conferencia de prensa en Islamabad, junto con su homólogo español José Manuel Albares. 

"Desde mi punto de vista, la mejor manera de avanzar es el compromiso internacional en contraposición al aislamiento internacional”, añadió.

El Gobierno chino prometió recientemente al Gobierno afgano ayuda humanitaria de emergencia y vacunas por un valor de 200 millones de yuanes (aproximadamente 26 millones de euros, o 30 millones de dólares). 

"Afganistán pertenece al pueblo afgano, y su futuro debería estar en manos de su propio pueblo", dijo el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, en Tianjín. "El pueblo de Afganistán tiene ahora una oportunidad importante en la estabilidad y el desarrollo del país", le citaron los medios.

Abdul Satar Sadat, un experto en seguridad con base en Kabul, dijo que países como Irán, China y Turquía mantuvieron su presencia diplomática en Kabul, lo que equivale a "un reconocimiento silencioso del Gobierno talibán”.

Aparte de mantener los lazos diplomáticos con el Afganistán de los talibanes, esos países también están utilizando ayuda financiera para legitimar y fortalecer su régimen.

El exdiplomático afgano Ahmadi Saidi piensa que trabajar con el Gobierno afgano será "un desafío” para cualquier país, debido a que muchos ministros talibanes y oficiales de alto rango aún están en la lista negra de la ONU.

Evacuación en el aeropuerto de Kabul, Afganistán.

Evacuación en el aeropuerto de Kabul, Afganistán.

Empeoramiento de la crisis humanitaria

A pesar de la política de ayuda, es un hecho que Afganistán se enfrenta a una enorme crisis humanitaria y la comunidad internacional no puede hacer la vista gorda ante la difícil situación del pueblo afgano.

"El financiamiento internacional para Afganistán se ha agotado en las últimas semanas. La mayoría de los bancos privados no son completamente operativos y la gente no puede retirar dinero", dijo a DW Khan Jan Alokozai, miembro de la cámara de comercio de Afganistán. Alokozai dice que la pobreza está aumentando en el país.

Sayed Masood, profesor de la Universidad de Kabul, recuerda que la situación actual en Afganistán no es solo el resultado de la toma del poder de los talibanes. "La situación ya era mala. La ayuda que tanto se necesita será útil, pero no resolverá los problemas financieros de Afganistán", dijo a DW: "Es importante que los fondos lleguen a las personas adecuadas. No deben desperdiciarse, como sucedió en el pasado". (cp/rml)

: