Con una dosis, la vacuna que aplican Chile y Uruguay sólo previene un 3% de los contagios

Para aquellas personas que recibieron las dos dosis de Sinovac ese número se eleva al 54%. Funcionaría para las nuevas cepas.

Con una dosis, la vacuna que aplican Chile y Uruguay sólo previene un 3% de los contagios

 La vacuna Sinovac que aplican entre otros países Chile y Uruguay demostró tener un 3% de eficacia en la prevención de contagios cuando se aplica una sola dosis. Para aquellas personas que recibieron las dos dosis ese número se eleva al 54% según un estudio publicado por la Universidad de Chile.

Chile es uno de los países récord a nivel mundial en cantidad de población vacunada, sin embargo por el momento los contagios continúan incrementándose y por eso el gobierno decidió aplicar medidas para restringir la movilidad.

El estudio realizado por la Universidad de Chile puede servir para explicar por qué a pesar de haber inoculado a 7 millones de personas con una dosis y a 4,042 millones con dos dosis el número de infectados se incrementa: dos semanas más tarde de completar el proceso la efectividad en la prevención se multiplica 18 veces.

El valor es similar al 50,4% reportado por el Instituto Butantan en el estudio de eficacia de esta vacuna realizado en Brasil, información que fue utilizada por el gobierno chileno para avanzar con la compra de Sinovac.

"La vacuna solo tiene un aporte significativo cuando han pasado 14 días de la segunda dosis y eso refuerza la idea de que el vacunarse, por lo menos hasta que haya pasado ese tiempo, no tiene un efecto importante y no debe en ningún caso ser considerado un factor para descuidar todo lo que se ha dicho respecto a las medidas para prevenir los contagios", explicó Ennio Vivialdi, rector de la Universidad de Chile.

La buena noticia del estudio tiene relación con su respuesta ante las nuevas cepas: la investigación "sugiere que la efectividad de la vacuna Sinovac no se ha visto afectada por una eventual circulación de nuevas variantes del virus en el país, ya sea porque dicha circulación todavía no es masiva o porque la vacuna no pierde efectividad".

El gobierno de Sebastián Piñeira también adquirió casi 1,7 de vacunas de Pfizer-BioNTech cuya efectividad ya había sido medida a gran escala en el proceso de vacunación israelí, donde se comprobó que prevenía casi 9 de cada 10 contagios.

Todavía no existen estudios tan detallados como el chileno para el resto de las vacunas. LPO había publicado en febrero que un estudio había demostrado que las personas que se contagiaron de coronavirus y luego recibieron la primera dosis de Sputink V generaron "niveles de anticuerpos similares e incluso superiores a los producidos por personas no infectadas que recibieron dos dosis de la vacuna". Pero no hay referencia sobre qué sucedería con una persona que no estuvo infectada.