Cachorro Godoy suma un gremio de la construcción a la CTA para sacarle afiliados al Pata Medina

La CTA incorporó a un sindicato enfrentado con Gerardo Martínez que ya sumó más de 2000 afiliados que antes respondían a los Medina.

Cachorro Godoy suma un gremio de la construcción a la CTA para sacarle afiliados al Pata Medina

La interna de la UOCRA en ciudad de La Plata volvió a reactivarse en las últimas horas cuando el líder de la CTA, Cachorro Godoy, sumó a un gremio de la construcción disidente a la línea de Gerardo Martínez y al líder de la capital provincial, Juan Pablo ‘Pata' Medina.

En un acto en el que se rompieron todos los protocolos sanitarios, Godoy sumó al Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y afines (Sitraic), un armado gremial que cuenta con una estructura de afiliados importante en algunos distritos del Conurbano y del interior de la provincia.

Con esta jugada, la CTA podría quedarse con buena parte de la estructura de afiliados que sirvió como base de poder a Medina durante años. Según pudo saber LPO, tras el acto del lunes el Sitraic sumó más de 2.000 afiliaciones en el ministerio de trabajo bonaerense.

El Sitraic esta liderado por Víctor Grossi, un viejo cuadro del peronismo clásico que ahora mentiene lazos con la izquierda. Su ruptura con Martínez data de 1988 cuando comenzó a ganar espacios de poder dentro de la UOCRA y generó una línea minoritaria que en disidencia apoyó a Carlos Menem en la interna del PJ de ese año.

Víctor Grossi, Oscar de Isasi y Cachorro Godoy.

El triunfo del riojano frente a Antonio Cafiero -que era el favorito y manejaba el aparato- fortaleció a Grossi y Martínez no lo perdonó. En cuestión de semanas consiguió expulsarlo.

Se alejó de la política sindical, pero la crisis de 2001 lo impulsó a regresar: entre diciembre de ese año y enero del 2002 quedaron 75.000 trabajadores despedidos. Se propuso organizar a los desocupados del gremio y sin el apoyo de Martínez logró un armado que supo contar con unas 30.000 personas. En 2009 decidió armar su propio gremio de trabajadores de la construcción.

Grossi conoce las entrañas de la UOCRA y aprovechó cada interna para reclutar afiliados. Así, el Sitraic fue ganando volúmen en poco más de 10 años, juntando lo más marginal del sector, apuntalando su estructura aún con cooperativas de trabajo.

Por estos días tiene asiento en Lomas de Zamora, donde cuenta con una estructura importante. También es fuerte en Bahía Blanca y otros puntos de la provincia.

Con el Pata Medina, Grossi tenía un acuerdo muy concreto por el cual no se metía en las internas de la UOCRA La Plata. Pero la debacle del líder sindical y la atomización de su estructura gremial lo llevó a avanzar en la capital provincial.

La UOCRA atomizada

Desde 2017, la UOCRA La Plata atraviesa una crisis profunda. El Pata Medina no pudo sostenerse al frente del sindicato y sus herederos se sumergieron en peleas y diferencias internas por el control del gremio que durante muchos años supo poner en crisis a los jefes de las empresas más poderosas.

A trazo grueso aparecen cuatro ramas dentro del gremio. Por un lado, Brian Medina se mantiene fiel a su abuelo -el Pata- y busca sostener la estructura que durante años fue fiel al líder sindical.

Otra línea la lidera el Puli Medina -hijo del Pata-. El lunes mientras Grossi daba su discurso por el desembarco de la Sitraic en la capital provincial, el Puli junto a sus seguidores e ingresó por la fuerza la vieja sede de la UOCRA, clausurada por la intervención. Desde allí, aseguró haber recuperado el control del gremio.

Sin embargo, al día siguiente, los seguidores de Brian Medina se acercaron a la sede y vieron que estaba vacía y cerrada. "Son una mentira, aguante el Pata", gritaron.

La tercera línea de poder del gremio es la intervención que responde a la conducción nacional de la UOCRA. Cuando el Pata fue detenido y procesado por la justicia Federal de Quilmes, el sindicato envió a Carlos Vergara. Sin embargo, con el cambio de gobierno en la provincia de Buenos Aires, el interventor fue desplazado y en su lugar llegó César Trujillo, un referente de la UOCRA Mar del Plata.

Fuentes que conocen de cerca los entramados del sindicato aseguran que la intervención de Trujillo viene con problemas para contener las diferencias y las peleas de poder dentro del gremio. Le achacan su negativa a conversar con los trabajadores y con los delegados de las empresas.

Por último, la cuarta línea dentro del complejo mapa de la UOCRA La Plata es la que acaba de surgir en las últimas horas y que desafía el reinado de los Medina. En los últimos días, Grossi -como secretario general de la Sitraic- viene manteniendo reuniones con representantes de las empresas más importantes del Gran La Plata, en particular las del Polo Petroquímico de Berisso y Ensenada.