CGT: sin Hugo Moyano, abrió el debate para la reunificación y eludió el escándalos de las vacunas

Daer, Acuña y Moyano, en una convocatoria del Gobierno

CGT: sin Hugo Moyano, abrió el debate para la reunificación y eludió el escándalos de las vacunas

Conocida la normativa reciente del Ministerio de Trabajo que extendió hasta el 31 de agosto todos los mandatos y suspendió las elecciones sindicales, la CGT dio hoy el primer paso para explorar una unidad que se anticipa difícil. El debate se desarrolló en medio de las versiones de que hay un numeroso grupo de sindicalistas vacunados contra el coronavirus de manera irregular.

Hasta ahora se conoció que Hugo Moyano, junto con su esposa y su hijo menor, de 20 años, fueron vacunados por fuera del cronograma oficial, como anticipó LA NACION el viernes pasado. Otro dirigente favorecido con la vacuna fue el municipal porteño Amadeo Genta, de 84 años, y su hijo Emiliano, de 47, según publicó el sitio Mundo Gremial. En la cumbre sindical de hoy, el mercantil Armando Cavalieri valoró la gestión de Ginés González García al frente del Ministerio de Salud. Fue una de las pocas menciones sindicales al escándalo de las vacunas que sacude al Gobierno. Cavalieri, en tanto, envió un comunicado desmintiendo que se haya vacunado.

En la sede la Uocra se reunió la cúpula cegetista con dirigentes de otros sectores que están hoy alejados de la vida interna de la central obrera. La cita, sin embargo, tuvo ausencias de peso: no asistió la tropa de Moyano ni la Corriente Federal, cuyo referente es el bancario Sergio Palazzo.

Por el avance del coronavirus, la CGT se vio forzada a postergar el recambio de autoridades, que debió realizarse en agosto de 2020. Sucedió lo mismo en varios sindicatos. Es probable que la elección del nuevo consejo directivo cegetista se desarrolle en noviembre de este año, después de los comicios legislativos, según informaron dos voceros sindicales.

La presencia de un gobierno peronista en la Casa Rosada facilitaría la reagrupación, aventuran dirigentes sindicales avezados en este tipo de acuerdos. Lo de hoy fue el puntapié en busca de ese acuerdo a pesar de la resistencia del moyanismo.

Alberto Fernández, uno de los impulsores de la unidad sindical, ya se ubicó como una suerte de mediador. Habló con Moyano y Héctor Daer, uno de los dos jefes de la CGT y referentes de "los Gordos", para tener su apoyo en lo relativo a las medidas oficiales para contener el aumento de los precios. También por lo del lanzamiento del Consejo Económico y Social.

A Fernández no le resultaría descabellado que la futura CGT esté conducida por un triunvirato integrado por Daer, Pablo Moyano y el bancario Palazzo. Difícil que el anhelo presidencial apure una tregua sindical entre los popes del sindicalismo peronista, aunque una salida que se baraja es un liderazgo de cuatro cabezas, para satisfacer a los cuatro sectores en pugna: "los Gordos", el moyanismo, la Corriente Federal y Sindicatos en Marcha para la Unidad Nacional (Semun), que conduce el dirigente ferroviario Sergio Sasia.

Daer, Acuña y Moyano, en una convocatoria del Gobierno
Daer, Acuña y Moyano, en una convocatoria del Gobierno Crédito: Presidencia

Por lo pronto, en la Uocra, no se debatieron alternativas más allá del deseo de reunificación de la CGT y de ampliar la cantidad de gremios que se enrolaron detrás del triunvirato, hace poco más de cinco años. El 22 de agosto de 2016 votaron 1582 congresales sobre un total de 2191. En cantidad de sindicatos fue así: se unieron 124 sobre 213 organizaciones confederadas. Es decir, quedaron afuera 89 gremios. Ahora pretenden incluir más gremios.

Un dato colorido de la reunión es que se informó que se creó una delegación de la CGT en la Antártida, en una iniciativa impulsada por el gremio estatal de UPCN. Los gremios quedaron en reunirse más adelante, sin fecha prevista, aunque con la intención de juntar piezas para una reunificación difícil, que eventualmente podría darse recién entre octubre y diciembre del año en curso.