Boca-River: historias de otras suspensiones por lluvia o incidentes

Antes de esa postergación hubo otros ocho antecedentes entre oficiales y amistosos.

Boca-River: historias de otras suspensiones por lluvia o incidentes

La historia siempre tiene guardada una sorpresa para escribir un nuevo capítulo. Boca y River jugaron 246 partidos oficiales desde 1913 y apenas cinco hasta este sábado 10 de noviembre se habían suspendido por diversos motivos (sólo uno por lluvia). El superclásico 247 se postergó, en principio, por 23 horas. Solo por ahora. Además, de los 124 amistosos que disputaron, hubo tres suspendidos.

La primera suspensión, aunque en realidad el árbitro lo dio por terminado, fue por falta de luz natural. La segunda por pedido de River. La tercera por incidentes entre los jugadores de River y el árbitro. La cuarta por lluvia. Y la quinta por el gas pimienta.

En 1915 todo estaba por construirse y la luz artificial recién llegaría en 1928. Boca y River ya estaban en Primera y se enfrentaron por la Copa Competencia, en lo que fue la primera eliminación mano a mano de la historia. El partido se jugó el 2 de mayo en la cancha que Boca tuvo provisoriamente en Wilde.

Los 90 minutos reglamentarios finalizaron 1-1. Jugaron 30 minutos más y el marcador no se modificó. Siguieron jugando hasta que se hizo de noche. El árbitro lo dio por terminado y la Liga fijó un nuevo encuentro como desempate. El 9 de mayo, en GEBA, River ganó 4-2 y pasó a la segunda ronda.

Entre 1919 y 1926 no se enfrentaron porque estaban en Asociaciones diferentes. Luego del clásico del año 1927, el de 1928 marcó la mayor goleada de Boca sobre River: 6-0. Fue el 23 de diciembre de 1928 en la vieja cancha de madera de Boca. El local ganaba 1-0 y River se quedó con dos hombres menos por lesiones. Faltando 12 minutos, ya estaban 6-0. A tres del final, el capitán de River le pidió al árbitro Eduardo Forte finalizar el encuentro, cosa que ocurrió.

Con la llegada del profesionalismo, Boca y River ya eran los dos clubes más populares. Y el primer clásico rentado, el 20 de septiembre de 1931, en cancha de Boca, no terminó. River ganaba 1-0 y empató Francisco Varallo a los 27 minutos del primer tiempo de rebote de un penal que le había atajado Jorge Iribarren.

Los visitantes protestaron una infracción. El árbitro Enrique Escola expulsó a Camilo Bonelli, Pedro Lago y José Belvidares por protestar. Ninguno se quería ir de la cancha. El juez suspendió el partido. Luego el Tribunal de la Liga Argentina de Football se lo dio por ganado a Boca, que ese año fue campeón.

El antecedente por lluvia es un recuerdo fresco. El domingo 21 de marzo de 2010 también llovió mucho en la Ciudad de Buenos Aires. El campo de juego de la Bombonera aguantaba y se decidió iniciar el partido. Pero a los once minutos el árbitro Héctor Baldassi decidió que no se podía seguir jugando. Iban 0-0. El encuentro continuó el jueves 25 y ganó Boca 2-0 con dos goles del chileno Gary Medel.

Aquel domingo de marzo de 2010 muchos recordaron lo que sucedió, también la Bombonera, el 6 de abril de 1981. El partido estuvo a punto de suspenderse por lluvia. Pero se jugó. Era el primer clásico de Diego Armando Maradona. Boca ganó 3-0 y Diego dejó gateando a Fillol en el tercer festejo xeneize.

Finalmente, el recordado encuentro por los octavos de final de la Libertadores 2015. River había ganado la ida en el Monumental 1-0 el 7 de mayo. La revancha se jugó el 14 de mayo en la Bombonera. El primer tiempo finalizó 0-0. Cuando los jugadores visitantes salían para disputar la parte final fueron agredidos por hinchas de Boca con gas pimienta. El partido se suspendió. No hubo continuación porque la Conmebol excluyó a Boca de la Copa. River pasó a cuartos de final y luego fue campeón.

Además, tres partidos amistosos se suspendieron de los 124 que jugaron desde 1908. El primero fue el 22 de abril de 1964 en la cancha de Talleres de Córdoba. Iban 0-0. El público no devolvía las pelotas, amenazaba con invadir el campo de juego y el árbitro Febo Viera lo suspendió a los 34 minutos del segundo tiempo. Los otros dos fueron por incidentes. El 21 de enero de 2001, en Mar del Plata, Boca ganaba 1-0 y se paró por incidentes, igual que el 26 de enero de 2002, pero fue a los 15 minutos del segundo tiempo y el Xeneize goleaba 4-0.