Alberto puentea a los gobernadores y prohíbe las reuniones sociales en todo el país

Luego de tres meses sin intervenir en las aperturas en el interior, firmará un DNU para suspender las juntadas por 15 días.

Alberto puentea a los gobernadores y prohíbe las reuniones sociales en todo el país

Alberto Fernández firmará este lunes un decreto de necesidad y urgencia para prohibir por los próximos 15 quedarán todas las reuniones sociales en todo el país, ante el aumento de contagios en las provincias.

En el reporte matutino que hace el ministerio de Salud, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, aseguró que "el aumento (de casos) que se ve en las provincias que han pasado de ASPO (aislamientos social preventivo y obligatorio) a DISPO (distanciamiento social preventivo y obligatorio) es importante, y es por eso que en el DNU de mañana, en esta nueva normativa y por estos 15 días, hasta el 16 de agosto, se van a suspender las reuniones sociales en todo el territorio nacional".

Esto, añadió la funcionaria nacional, es "para que allí donde hay brotes se puedan controlar y para que allí donde no hay brote podamos minimizar la posibilidad de tenerlo".

Se trata de un giro importante de Alberto en relación a cómo venía tratando la cuarentena fuera del área metropolitana de Buenos Aires. Desde fines de abril, el presidente había delegado las aperturas y flexibilizaciones en manos de los gobernadores y se había abocado al AMBA junto a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof.

Sin embargo, en la última conferencia del viernes, el presidente mencionó a Córdoba y Mendoza como unas de las provincias en las que habían crecido los contagios por flexibilizar la cuarentena. Alberto se refirió especialmente a las reuniones sociales:  "Yo también tengo ganas de juntarme a tocar la guitarra con mis amigos, pero no se puede", disparó.

Esas declaraciones generaron la reacción del gobernador radical Rodolfo Suárez, que negó que en Mendoza hayan aumentado los casos de coronavirus al nivel que informó Alberto. 

Con el nuevo DNU, Alberto le impondrá a los gobernadores la obligación de controlar las reuniones pero al mismo tiempo absorberá el costo de endurecer la cuarentena en todo el país, que es lo que había buscado evitar cuando delegó las responsabilidades de las aperturas hace más de tres meses.

Más allá de esta medida, el Gobierno está teniendo problemas para controlar la conducta social incluso en el AMBA, donde las juntadas están prohibidas. Este fin de semana, por caso, un grupo de unos 60 jóvenes participaron de una fiesta clandestina en una cervecería de La Plata fueron demorados junto a los organizadores del evento por violar la cuarentena. En Córdoba durante este fin de semana la policía incluso debió romper una fiesta de 15.

La fiesta clandestina de 60 personas que fue descubierta en Villa Elisa, La Plata.

Las fiestas son un problema que excede a la Argentina. En España más de la mitad de los rebrotes se produjeron por actividades relacionadas con "el ocio nocturno". La semana pasada, Reino Unido prohibió desde la medianoche del último jueves las reuniones sociales en las ciudades del norte de Inglaterra.